Abelardo Martínez cumple su reto y llega al Monasterio de Irache

Abelardo Martínez llega al Monasterio de Irache

Abelardo Martínez (Club de Atletismo Albacete-Diputación) llegó al Monasterio de Irache (Navarra) corriendo a pie desde la capital albaceteña. Han sido 521 kilómetros en total, empleando un tiempo de 42 horas y 39 minutos a un ritmo de 4:56 minutos el kilómetro. Ha cruzado las provincias de Albacete, Cuenca, Valencia, Teruel, Zaragoza, Soria, La Rioja y Navarra. Ha subido montañas, afrontando descensos más duros que el propio ascenso; ha soportado viento, lluvia y frío; ha sufrido dolores de todo tipo como consecuencia de las múltiples sobrecargas y micro roturas. Pero al final cumplió su promesa con la Virgen de Irache y culminó el reto rodeado de su familia y de su inseparable compañero Juan Ángel Esparcia, ayuda imprescindible en esta aventura.

“Todo fue bien hasta el penúltimo día, donde un dolor insoportable en el tibial me hizo dudar de que pudiese acabar. El último día fue un suplicio, en la etapa más corta necesité un ritmo de casi 6 minutos el kilómetro, cuando he llegado a rodar muy por debajo de 5:00 el kilómetro. Pero la entrada al Monasterio de Irache, rodeado por mi familia, lo compensó todo, fue verdaderamente emocionante. Ahora estoy en paz conmigo mismo y saldo mi deuda con la promesa hecha en su momento”, explica Abelardo Martínez.

Cuando se le pregunta por la etapa más bonita, Abelardo no duda: “Me quedo con el noveno día, entre Villarroya de la Sierra (Zaragoza) y Ólvega (Soria) en las estribaciones de la Sierra del Moncayo, ese día alcanzamos los 1.200 metros de altura sobre el nivel del mar. Fue una etapa impresionante, en mi vida he visto tantas rapaces, tanto paisaje extraordinario. Además, por una carretera por donde no pasaba nadie en mitad de la montaña, íbamos Juan Ángel y yo solos perdidos por el monte, disfrutando de la naturaleza pura adornada por los colores del otoño. Ese día no lo voy a olvidar nunca”.

En los primeros días le acompañaron varios miembros del club, en concreto Jorge Martínez, José Perona, Clemente Ejido y Rafael Román, más tarde apareció Juan Ignacio López y días después el “hermano maño” José Antonio Casajús. “Y por supuesto Juan Ángel Esparcia, sin él no hubiera sido posible, su labor ha sido imprescindible. También le quiero dar las gracias a las empresas Filípides Running y Gasóleos Sánchez y Murcia, son muchos días fuera de casa y mi economía familiar no me permite este tipo de esfuerzos”, explica el veterano atleta.

A pesar de que la previsión meteorológica anunciaba mal tiempo, Abelardo afirma que tuvo suerte en este sentido. “El tiempo ha sido bueno, con una temperatura muy agradable para correr. Quizá con algo de frío el día que salí de Ólvega, con tres grados, pero enseguida salió el sol y todo cambió. Cerca de Daroca, en la séptima etapa, tuve demasiado viento, pero quizá me perjudicaron más los toboganes que otra cosa. La etapa más rápida fue la décima, recuerdo que miré el GPS en el paso del maratón (42.195 metros) y el cronómetro marcaba 3 h. 15’ 27’’, y eso es ir muy rápido después de llevar más de 400 kilómetros en las piernas. Ese día tiré las zapatillas Brooks, ya reventadas, y a partir de ahí corrí con las Nike Pegasus”.

Ya en Albacete, Abelardo Martínez concluye recordando su rutina diaria durante esta aventura. “Nos levantábamos muy temprano para comenzar a correr a las 08:00 horas, con las primeras luces; de esta forma evitábamos el calor del mediodía. Juan Ángel Esparcia me esperaba con el coche cada 5 kilómetros más o menos para avituallar y quitarme o ponerme ropa, según los casos. Al llegar al hotel, ducha, auto masaje y a comer, por cierto, hemos comido realmente bien y con menús de entre 10 y 12 euros. Por la tarde, largas sesiones de estiramientos, paseos ligeros y pronto a la cama, que el descanso es fundamental”.

Ahora tendrá tiempo de sobra para descansar y recuperarse de este tremendo esfuerzo. Pero sólo hasta finales de enero, donde el Campeonato de España de Medio Maratón, que este año se celebra en Santa Pola, le obligará a realizar un esfuerzo extra para buscar otra medalla en su extenso currículum.

Noticias relacionadas:

Share Button