Canalladas: Albinos United, los fantasmas negros de piel blanca

Albinos United (Foto: www.theball.tv)

Su maldición les persigue nada más nacer. Huyen de los prejuicios y se esconden del propio sol. La vida de un albino en Tanzania es un verdadero infierno, pero de la mano del fútbol están consiguiendo que la sociedad africana vaya adquiriendo conciencia sobre la realidad de “los fantasmas negros de piel blanca”.

La realidad de los albinos es, sencillamente, una continua lucha por la supervivencia. Ya desde el nacimiento tienen que superar numerosas adversidades. Muchos bebés albinos son abandonados a su suerte y los que tienen la suerte de caer en una familia que les acepta, tienen que superar los obstáculos que la sociedad les impone. Cuando son niños hay parte de la sociedad que los considera símbolo de la mala suerte y les impide el ingreso a la escuela. Cuando son adultos tienen muy complicado conseguir un trabajo que les sea propicio, es decir, un trabajo en el que no hayan jornadas laborales prolongadas bajo el sol. Esta es una parte de su realidad. La parte que podríamos calificar como “amable”. Luego tenemos la parte terrorífica. Para algunos segmentos de la sociedad algunas partes del cuerpo de los albinos son consideradas “mágicas”, por lo que muchos brujos las utilizan para crear pócimas y brebajes y esto hace que haya grupos organizados que buscan albinos para asesinarlos o, en el mejor de los casos, cortar una parte de su cuerpo y venderla. El negocio no es baladí ya que las cifras que se manejan por el cuerpo entero de un albino oscilan entre los 65.000 y los 80.000 dólares. Si hablamos, por ejemplo, del precio de una pierna, el precio es de 2.500 dólares. Más de siete años de salario de un tanzano. Unas cifras que hacen que los albinos tengan que soportar auténticas cacerías.

Afortunadamente, desde hace unos años diferentes asociaciones han comenzado a defender los derechos de los albinos y ya se están consiguiendo algunos resultados, no en vano, en algunas grandes ciudades de Tanzania los albinos pueden pasear por la calle con relativa tranquilidad. Dentro de este trabajo de defensa de los derechos de los albinos encontramos al Albinos United, un club de fútbol que a través del balompié, deporte rey para los tanzanos, trata de conseguir que la sociedad africana acepte y reconozca los méritos de los albinos. El club fue fundado en 2008 en la ciudad de Der Es Salam. Curiosamente los fundadores fueron dos personas que no eran albinas.

Tras un arduo trabajo en los despachos, el Albinos United consiguió ser admitido en la Tercera División de Tanzania. Una categoría que entrañaba muchos peligros ya que los futbolistas tenían que viajar a pueblos y aldeas donde corrían serio riesgo de ser atacados. A pesar de ello, los integrantes del plantel nunca dudaron en abandonar su pasión por el fútbol. Y eso caló hondo en la sociedad tanzana. Ver ganar partidos a un grupo de albinos dejó de ser una locura para algunos de ellos. La familiaridad de ver de manera cotidiana a albinos jugando al fútbol y el hecho que podían ganar y perder como cualquier otro equipo hizo ver a una gran parte de la sociedad que no había tanta diferencia entre negros y albinos. Tal fue su éxito que en el año 2010 la FIFA les invitó al Mundial de Sudáfrica como premio por su buen hacer en pro de la integración y la igualdad.

Pese a esos éxitos, los problemas y amenazas son el día a día del Albinos United. Un equipo formado principalmente por albinos es muy “apetecible” para muchos cazadores, y que este equipo se desplace a lo largo y ancho del país para jugar al fútbol obliga a tener unas fuertes medidas de seguridad, especialmente durante los trayectos nocturnos, cuando son más vulnerables a sufrir un ataque. Sin embargo, el peligro no llega solo en forma de emboscada en la carretera. Muchos cazadores localizan albinos, los vigilan, los investigan y deciden cuándo es el mejor momento para asesinarlos o, en el mejor de los casos, cortarles alguna parte del cuerpo. Si es preciso, los cazadores recurren a detectives. O recurren a tácticas de lo más barriobajeras, como el hacerse amigos de la víctima para después enviar a alguien con la misión de matarlos.

El otro gran problema de los albinos llega con la luz del día. La falta de pigmentación les hace más sensibles al sol, lo que provoca que sean propensos a padecer cáncer de piel. En torno al 80% de los albinos de Tanzania (unos 200.000) sufre esta enfermedad y gran parte de ellos no puede superarla. Por si fuera poco, sus ojos se mueven sin parar ya que el iris no puede controlar la cantidad de luz que entra. Es por ello que el Albinos United necesita esperar a que caiga la tarde para poder jugar sus partidos o entrenar. Precisamente una de las asociaciones que defiende los derechos de los albinos les obsequió con gafas tintadas para proteger sus iris del sol, aunque cuando los partidos van a comenzar los jugadores se las quitan para no romperlas y esto hace que juegen casi a ciegas. Todos salvo el portero, que es el único de piel negra y el que ve mejor que sus compañeros.

Por todos estos problemas, el objetivo del Albinos United no es ganar una Champions League africana o disputar una final Intercontinental contra algún gigante de Europa. Su objetivo es conseguir el reconocimiento y aceptación de los albinos por parte de la sociedad africana, más como personas que como futbolistas. Conseguir humanizar a los “fantasmas negros de piel blanca”.

Share Button