Nacom-sejos: ¿Puede la alimentación mejorar el rendimiento deportivo?

La respuesta a esta pregunta es sin duda sí. El problema es que muchos deportistas buscan soluciones milagrosas para su rendimiento y depositan todas sus esperanzas en una estrategia dietética que creen les hará encumbrarse en lo más alto del palmarés del deporte que practican. Un deportista depende de varios factores para que su rendimiento mejore. Entre otros, dependen de sus entrenamientos, de una aptitud psicológica, unas condiciones físicas y genéticas y, por supuesto, de la alimentación, pero ha de cumplirse un correcto equilibrio entre todos estos puntos para que el rendimiento mejore.

En la relación existente entre alimentación y rendimiento deportivo podemos establecer el siguiente símil. Un coche funciona si le echamos gasolina, si no, obviamente, no funcionará y la duración del vehículo y su rendimiento dependerá, entre otras cosas, del tipo de carburante que utilicemos. En nuestro caso nuestro cuerpo es el coche y la comida nuestra gasolina. Por lo tanto, para poder tener un mejor rendimiento es muy importante controlar cantidad y calidad de la gasolina que utilizamos.

A través de la alimentación podremos influir en aspectos tales como la aparición de la fatiga muscular y la psicológica, la prevención de estados carenciales como es el caso de las anemias, la adaptación a los entrenamientos y a los cambios de volumen en intensidad y tiempo que se producen a lo largo de la temporada, en la adquisición de una contextura física que permita un desarrollo óptimo de la práctica deportiva, y en aspectos tan importantes como la prevención de golpes de calor, estados de deshidratación, hiponatremias (bajada brusca de sodio en sangre), hipoglucemias que pueden causar la hospitalización del deportista e incluso su muerte.

Como podemos intuir, la planificación de la alimentación para la práctica deportiva no se trata de tomar fórmulas mágicas de algún alimento que nos vaya a dar alas y mejore el rendimiento. Se trata de adaptar, a través de diferentes estrategias, la alimentación a la situación del deportista según la disciplina en la que debute.

Y todo ello siendo conscientes de que los milagros no existe.

* Francisco Valiente González es el gerente de la empresa NACOM (Nutrición y Alimentación). Licenciado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Diplomado en Nutrición Humana y Dietética, máster en Cineantropometría y Nutrición Deportiva y postgrado en Sobrepeso y Obesidad.

Share Button