La Unión Deportiva Almansa entra en un periodo de máxima incertidumbre

Escudo UD Almansa

La Unión Deportiva Almansa atraviesa uno de los peores momentos de su historia reciente. Después de haber sido eliminado en el play off de ascenso a Segunda División B, el futuro del cuadro almanseño está lleno de incertidumbre.

Hace tiempo que el actual presidente, Ignacio Herrero, anunció su intención de abandonar la Directiva. Para ello convocó unas elecciones a las que aún no se ha presentado nadie, lo que ha obligado al club a abrir un segundo plazo de presentación de candidaturas, desde el 15 al próximo 30 de junio. En caso de no concurrir nadie a dicho llamamiento, la Directiva convocará una nueva Asamblea de Socios en la que podría ponerse sobre la mesa la disolución del club, tomando así el camino abierto por el CD Puertollano, que la próxima campaña comenzará en Segunda Autonómica.

A día de hoy, el club debe las nóminas de marzo, abril y mayo a los jugadores, una cantidad que ronda los 27.000 euros. A ellos hay que sumarles otros 23.000 euros de deuda atrasada, lo que deja una deuda global de unos 50.000 euros en la entidad almanseña. No obstante, en los próximos días está prevista la llegada de una subvención por parte de la Diputación Provincial, que asciende a 19.000 euros, de los que 9.000 irán destinados a pagar las deudas con la empresa de autobuses encargada de los desplazamientos, mientras que los otros 10.000 euros servirán para hacer frente a las nóminas del mes de marzo.

Así las cosas, la UD Almansa vive unas horas críticas que determinarán el futuro de la entidad, ya que si nadie se hace cargo de la dirección del club el futuro será bastante negro.

Share Button