Ángel María Villar y ‘su’ Real Federación Española de Fútbol

La Real Federación Española de Fútbol es un circo cuyo director, Ángel María Villar, no se cansa de hacer y deshacer a su antojo. Como si de su propio cortijo se tratase, el presidente del máximo organismo del fútbol español flexibiliza las normas según sopla el viento.

Los equipos elegidos para ocupar las plazas vacantes en Segunda División B y las medidas de indulto a Mourinho y Tito Vilanova son dos ejemplos del pésimo funcionamiento de esta institución.

Racing B, Espanyol B, Levante B, Real Madrid C y Avilés son los equipos que ocupan las plazas vacantes en Segunda División B. Todos ellos han pagado el canon de 190.000 euros necesarios para jugar en esa categoría. No obstante, el Avilés ha tenido que presentar, además, un aval de 200.000 euros. Este último hecho ha provocado que otros muchos equipos interesados en esas plazas no hayan podido acceder a ellas, porque los filiales (exentos de ese aval) tienen una ventaja que yo, por mucho que lo pienso, no acierto a entender por qué. Y si seguimos echando más leña al fuego, ¿alguien ve lógico que a falta de poco más de un mes para el inicio de la competición aún no se conozca el reparto de los grupos para esta categoría? Otra vergüenza, porque muchos clubes necesitan saber cuáles serán sus rivales para planificar sus presupuestos y realizar nuevos fichajes (el Albacete, por ejemplo). Una chapuza de la Federación. Y para muestra un botón: Este año no permitieron que el sorteo de la fase de ascenso fuera televisado. ¿Es que había algo que ocultar?

Sobre el otro ejemplo, cada vez que se producen unas elecciones (en las que siempre gana Villar) o cuando España gana un título (algo que también se está convirtiendo en habitual), el presidente indulta a los sancionados o, al menos, a los que él quiere. Ahora les ha tocado el turno a Mourinho y a Tito Vilanova, pero no así al futbolista del Granada, Dani Benítez. Tras el dedazo de Mou a Tito y la posterior colleja de éste en la pasada Supercopa de España, ambos fueron sancionados con dos y un partido, respectivamente. Hoy, la Federación los ha indultado por obra y gracia del señor Villar. Pero, ¿por qué no a Dani Benítez? Quizás porque no es lo mismo ser del Real Madrid o del Barcelona, que del Granada (sin ánimo de ofender al conjunto granadino).

En estas circunstancias, ¿de qué sirven las sanciones si se indulta cada vez que se quiere? ¿Es más fácil agredir en vísperas de unas elecciones en la Federación o justo antes de un torneo internacional? Lógicamente, no pretendo que estas irónicas preguntas obtengan respuestas, pero sí que quiero advertir del funcionamiento de esta institución. Y para muestra, otro botón: en ella, Villar no ha dudado en meter a personas como Ramón Calderón (ex presidente del Real Madrid que fue imputado por fraude y falsedad de cuentas) o a Pedro Cortés (ex presidente del Valencia que fue imputado por una presunta estafa). 

Para terminar, también quiero dejar claro que para nada entiendo las críticas del Barça sobre el indulto a Mourinho y a Tito Vilanova. Hoy, el conjunto catalán debería callar. ¿O es que no recuerda su indulto cuando no se presentó a jugar la Copa del Rey frente al Atlético de Madrid? ¿Ya ha olvidado el partido de sanción y posterior indulto por el lanzamiento del cochinillo a Figo? Porque en todos los sitios cuecen habas y de eso sabe mucho Ángel María Villar en ‘su’ Real Federación Española de Fútbol.

Share Button