Canalladas: Bartali vs Coppi, historia de una foto

Fausto Coppi y Gino Bartali (Foto: comune.napoli.it)

La llegada del mes de mayo supone, para los amantes del ciclismo, la disputa de una de las competiciones más importantes y bonitas de la temporada ciclista: el Giro de Italia. La trascendencia de esta carrera viene marcada por muchos factores, como por ejemplo la espectacularidad que suele acompañar a la ronda transalpina o las épicas batallas que tuvieron que combatir algunos de los más ilustres ganadores de la maglia rossa (como nuestro Miguel Indurain). Sin embargo, el factor que más determina que el Giro sea una carrera diferente es el plus que otorga un país como Italia, donde el ciclismo, al igual que en España, se vive de una forma diferente, mucho más pasional que en el Reino Unido o en Alemania. Tanto es así que hace setenta años el país estuvo dividido debido a las carreras en las que dos gigantes del ciclismo como Gino Bartali y Fausto Coppi medían sus fuerzas.

Tal fue la guerra entre los pro-Bartali y los pro-Coppi que la foto que ilustra este artículo sirvió para llevar la polémica hasta límites insospechados. Sucedió en el Tour de Francia de 1952, una ronda gala en la que los ciclistas competían en equipos según la nacionalidad y por eso ambos contrincantes estuvieron forzados a compartir conjunto. En condición de campeón del Giro y como nueva estrella, Coppi exigió que Bartali fuera degradado a gregario del equipo. Herido en el orgullo, Bartali se negó y el clima interno se enrareció al punto de que la organización instó a los italianos a que solucionaran las disputas internas o serían excluidos. Finalmente, Bartali aceptó a regañadientes un rol indigno para un corredor de su estirpe. Y finalizó la carrera en un respetable quinto lugar, aunque lejos de Fausto Coppi, que obtuvo un triunfo que lo consagró definitivamente.

En aquella edición de la ronda francesa, en la etapa once, se produjo esta fotografía cuando ambos estaban realizando un duro tramo de ascenso en medio de un calor abrumador. En un instante se intercambiaron una cantimplora con agua. No queda claro si es Coppi el que se la da a Bartali o viceversa. Lo cierto es que ese gesto, que parece insignificante, fue tomado como una evidente muestra de debilidad para con el archirrival. Una foto en la que ninguno de los dos protagonistas nunca aclaró que ocurrió. Y me temo que nunca lo sabremos ya que Coppi falleció por malaria en 1960 mientras que Bartali falleció en el año 2000 a los 86 años de edad. En ambos casos, y debido al notable respeto que se guardaban, nunca quisieron desvelar el secreto de quién pasó la botella a quién. Y realmente no importa demasiado.

En el plano deportivo lo que quedará en la retina de los aficionados son las batallas que ambos ofrecieron, los dos Tour de Francia que ganó Bartali, los mismos que Coppi, o los cinco Giros que logró Fausto, tres más que Gino. Hasta tal punto tuvieron influencia ambos ciclistas que en el Tour de Francia de 1948, y a pesar de que Bartali rápidamente quedó muy lejos de los primeros puestos en la clasificación, fue capaz de evitar males mayores en Italia, que era un polvorín a punto de explotar después de que el dirigente del Partido Comunista, en ese momento con mucho arraigo, Palmiro Togliatti, sufriera un atentado por parte de un grupo paramilitar fascista, hecho que derivó en una tensión social que iba en aumento e incluso se percibía un clima pre-bélico. En aquel entonces el Primer Ministro Alcide de Gesperi contactó con Bartali para pedirle que ganara la carrera. El ciclista se comprometió a ganar la etapa del día siguiente, una de las más duras de la prueba. En una de las actuaciones más recordadas en la historia del ciclismo, Bartali cumplió con la palabra y, además, le descontó mucho tiempo al líder Louison Bobet, que terminó física y mentalmente destrozado. Esa remontada fue la plataforma que lo llevó a obtener, después de 10 años, La Grande Boucle por segunda vez. Exagerado o no, a medida que llegaban las noticias desde Francia la situación en Italia se fue apaciguando. “Decir que evitó una guerra civil me parece algo excesivo, pero es cierto que su victoria contribuyó a calmar los ánimos”, recordó el Primer Ministro Giulio Andreotti en 2000 cuando falleció Bartali.

Aquella épica victoria, las tardes de gloria que ofreció Coppi, esos memorables duelos entre Fausto Coppi y Gino Bartali y la foto de la discordia vuelven a estar presentes en nuestros días ahora que estamos en los albores del mes de mayo, cuando Italia vuelve a reverdecer viejos laureles con la disputa de una nueva edición de la corsa rossa.

* Nota: Si queréis revivir otro bonito duelo entre estos dos grandes ciclistas, desde Con Dos Pelotas os recomendamos la lectura del libro ‘Giro de Italia’, de Dino Buzzati.

Share Button