Canalladas: Un cadáver en el estadio

Giants Stadium (Foto: www.nj.com)

Durante los años en los que estuvo en pie (1976-2010), el Giants Stadium de New Jersey fue uno de los estadios más importantes de la Costa Este de Estados Unidos al ser sede de dos equipos de la NFL como los New York Giants y los New York Jets, así como por el New York Red Bull. Además, albergó partidos del mítico Cosmos de Pelé e incluso fue sede de varios encuentros del Campeonato del Mundo de fútbol de 1994 y del Campeonato del Mundo de fútbol femenino de 1999. Sin embargo, ha pasado a la historia por la leyenda urbana que dice que Jimmy Hoffa, un sindicalista estadounidense que despareció misteriosamente, está enterrado en el estadio.

Hoffa, que había perdido a su padre a los siete años, fue un importante líder sindical de los camioneros (Teamsters) hasta el punto que simplemente con hacer una llamada telefónica era capaz de paralizar todo Estados Unidos. Entre la década de los cincuenta y los sesenta cimentó su poder al liderar la Hermandad Internacional de los Camioneros, a pesar de la oposición de John F. Kennedy, quien ordenó investigar su patrimonio sin encontrar nada por lo que meterlo entre rejas. El presidente pensaba que su dinero provenía de los fondos sindicales, aunque esto no lo pudo demostrar. Al margen de ello, hay que destacar que Hoffa mantuvo buenas relaciones con el crimen organizado, lo que le llevó a prisión en 1967, cuando fue sentenciado a quince años de cárcel al ser encontrado culpable de un delito de intento de soborno.

Después de pasar cuatro años entre rejas, el presidente Richard Nixon le conmutó la pena con la condición de que Hoffa no podía regresar a la actividad sindical durante, al menos, diez años. En un principio, nuestro protagonista accedió, aunque rápidamente comenzó a trazar su camino de vuelta para liderar el Teamsters. Así, el 30 de julio de 1975 tenía previsto reunirse en Detroit con Anthony Giacolone Tony Jack, capo de la mafia, y Anthony Provenzano Tony Pro, líder sindical de New Jersey, con el objetivo de preparar su regreso a la primera plana sindicalista. Por motivos desconocidos, Giacolone y Provenzano no llegaron a la cita a la hora establecida, lo que puso nervioso a Hoffa, quien telefoneó a su esposa para decirle que llegaría tarde. Este fue el último dato exacto que se conoció sobre su paradero.

Comienza la leyenda

A partir de ahí, y tras la denuncia de un camionero quien aseguró haber visto a Hoffa en un coche con el que había tenido un choque siendo apuntado por una escopeta, hizo que el FBI tuviera una pista a la que seguir el hilo, si bien la investigación se cerró en 2006 sin que hubiera nada claro en torno al paradero del sindicalista. De hecho, el FBI en su inconclusa investigación refleja que Hoffa, al que declaró oficialmente muerto en 1982, fue secuestrado por sicarios mandados por mafiosos para colocar a Frank Fitzsimmons al frente del Teamsters, una persona bastante más manejable para los mafiosos.

Jimmy Hoffa (Foto: www.allposters.com)Jimmy Hoffa

Al margen de las investigaciones oficiales, en la calle se fue forjando una leyenda que aún hoy perdura y que dotó de un embrujo especial al Giants Stadium. Y es que, en 1989 el mafioso Donald Frankos, conocido como Tony el Griego, ofreció una entrevista a la revista Playboy en la que explicaba que el cuerpo de Hoffa fue descuartizado en Detroit, trasladado a New Jersey y enterrado en el Giants Stadium, que en el momento de los hechos estaba en plena construcción. Es más, Frankos aseguró que el cuerpo se encontraba en la sección 107, que era la zona cercana al touchdown en los partidos de la NFL. La policía no dio demasiada credibilidad a las palabras de Frankos al considerar que no era de fiar, pero sí se la dieron los vecinos de Nueva Jersey, y basaban su creencia en el hecho de que durante la construcción del Giants Stadium era habitual que los contratistas llamaran al fiscal del distrito para que retiraran a un muerto.

Tras la demolición del Giants Stadium la leyenda, lejos de quedar relegada al olvido, se adaptó a los nuevos tiempos y ahora cuenta que el cadáver está enterrado en el parking del New Meadowlands Stadium, ubicado en el lugar en el que se encontraba en el Giants Stadium. Por supuesto, nunca se ha sabido cuánto hay de verdad y cuánto de leyenda en esta historia; lo único claro es que es un misterio muy popular en Estados Unidos e incluso se ha mencionado el caso en algunas de las series más conocidas como Los Soprano, Los Simpsons, CSI o Bones.

Share Button