Canalladas: Copa de África, cuando fútbol y pasión se unen en un torneo

Probablemente no sea el torneo más atractivo posible. Seguramente tengamos cosas mucho más interesantes que hacer que sentarnos frente al televisor a ver la máxima competición de selecciones de África. Pero lo que está claro es que si decidimos seguir este campeonato no quedaremos indiferentes.

Históricamente la Copa Africana de Naciones ha destacado por lo imprevisible de sus encuentros, con campeones totalmente inesperados, como ocurrió con la Zambia de Hervé Renard en 2012. Es por ello que contará con mi interés ya que soy un verdadero amante de los torneos donde cualquiera puede ganar a cualquiera y las sorpresas están a la orden del día.

Si este no fuera motivo suficiente para encontrar interesante la Copa Africana vamos a repasar los cuatro grupos de la primera fase para encontrar otros motivos por los que seguir con cierto interés en el torneo de selecciones de África.

Grupo A

Si la Copa Africana cuenta con un plus de sorpresa es, entre otras cosas, porque equipos totalmente desconocidos se cuelan en las rondas finales del torneo e incluso consiguen proclamarse campeones. Para la edición de 2015 ese equipo revelación puede salir de este Grupo A, donde medirán sus fuerzas cuatro equipos absolutamente desconocidos para el gran público.

Por un lado encontramos a la selección de Guinea Ecuatorial, el combinado organizador del torneo que está ante una oportunidad histórica de mostrar los avances que ha tenido su fútbol en los últimos años. Para ello deberá superar a Burkina Faso, un equipo del que los expertos en fútbol africano hablan maravillas pero que no ha tenido un peso específico en la historia del balompié, de hecho solamente se puede destacar el subcampeonato que logró en 2013, en la que fue la segunda vez en la historia que fue capaz de superar la primera ronda del torneo.

Además, este grupo contará con la presencia de Gabón, quien solamente ha sido cuartofinalista en dos ocasiones, la última en 2012. Resultados similares a los que ofrece el otro equipo del grupo, el conjunto de Congo, que solo fue capaz de alcanzar los cuartos de final hace más de veinte años, en 1992.

Grupo B

Si en el Grupo A encontramos a cuatro equipos que aspiran a ser revelación del torneo, en el Grupo B nos topamos ante dos equipos llamados a luchar por el título pero que muestran una peligrosa inestabilidad que les puede costar caro: Zambia y Túnez. Los primeros buscarán reafirmar la mejoría en sus prestaciones para continuar firmando grandes papeles, como el de 2012 donde fueron campeones. Por su parte, los tunecinos buscan dar un golpe sobre la mesa para reafirmarse como uno de los mejores equipos africanos, algo que ha intentado en varias ocasiones pero que no consigue desde la edición de 2004 en la que se proclamó campeón.

Comparten grupo con la sorprendente Cabo Verde, un equipo que destaca por ofrecer un juego vistoso y alegre y que ya en 2013, en su primera participación, fue capaz de alcanzar los cuartos de final, meta que ahora quiere superar. También estará en la cita la RD Congo, conjunto que fue campeón en el 74′ pero que no es capaz de alcanzar las semifinales desde que disputara el torneo de 1998.

Grupo C

Si los dos primeros grupos no muestran grandes nombres es porque la gran mayoría de los candidatos se han citado en el tercero de los grupos. Ghana, Argelia, Senegal y Sudáfrica, equipos todos ellos con participaciones mundialistas en los últimos catorce años, prometen experiencias fuertes en un grupo terrible.

Ghana se presenta como el gran favorito para liderar el grupo e incluso para alzarse con el título, pero para ello deberá superar a una Argelia que ha crecido mucho tras sus recientes participaciones mundialistas y que afronta la Copa Africana con la intención de asentarse como uno de los ogros del fútbol del continente africano.

Enfrente estarán Sudáfrica y Senegal, dos equipos que vivieron una época dorada a principios de siglo pero que actualmente se han instalado en la mediocridad del fútbol de África, una mediocridad que buscarán solventar en el torneo de Guinea Ecuatorial.

Grupo D

Pero sin lugar a dudas el grupo de la muerte es el D, ya que hasta tres de los principales favoritos, Camerún, Malí y Costa de Marfil, medirán sus fuerzas junto a Guinea, que buscará no ser una mera comparsa.

A priori, Malí aparece como el más fuerte de los tres ya que es el conjunto que menos novedades presenta sobre anteriores torneos africanos y fases clasificatorias para Campeonatos del Mundo, aunque sus decepciones en esos eventos serán una losa que deban superar.

Camerún y Costa de Marfil acuden a Guinea Ecuatorial con el objetivo de asentar sus nuevos proyectos sin algunos de sus mejores jugadores de la historia como Samuel Eto’o en el caso de los camerunenses o Didier Drogba en caso de los marfileños. A pesar de ello, ambos conjuntos cuentan con potencial más que suficiente como para ser más que unos simples candidatos a conquistar el campeonato. Todo lo contrario que Guinea, que ya ha cumplido al clasificarse para la Copa de África y que acudirá al torneo con la intención de no ser una mera comparsa y dar la sorpresa en el torneo de las sorpresas.

Share Button