Las ‘canalladas’ que se fueron y las que vendrán

Con la última semana del mes de julio llega el momento de poner el punto y final a la primera temporada de las Canalladas. Una primera toma de contacto en la que he intentado dar a conocer algunas de las historias más sorprendentes del mundo del deporte.

Fue el pasado mes de octubre cuando esta aventura arrancó y lo hacíamos con un primer y curioso artículo sobre un encuentro de fútbol disputado en el Palacio de Buckingham. Desde entonces han sido numerosas las historias que he intentado dar a conocer. Es cierto que hemos hablado mucho de fútbol, de grandes figuras, de las noches coperas, de aquellas superestrellas que no fueron al Mundial. Recordamos la gesta de la Bolivia de Xabier Azkargorta (quien este año ha sido noticia por llevar al Bolívar a las semifinales de la Copa Libertadores) o la memorable clasificación de Jamaica para la Copa del Mundo de 1998.

Hemos contado historias dramáticas con final más o menos feliz, como los detalles que escondía la participación de Zaire en el Mundial de 1974, la brutal agresión que sufrió Wilton Connor, jugador de las categorías amateurs de Rumania, o la decadencia de Bosman, el hombre que cambió el fútbol. También hemos hablado de competiciones desconocidas como el Mundial de la NF Board, de los equipos femeninos de fútbol de Albacete o de un partido entre Barbados y Granada que está considerado como el de más trampas jamás disputado. Y hasta hemos conocido al FC Santa Claus, el equipo de Papa Noel.

Pero como no solo de fútbol vive el hombre, también hemos hablado de ciclismo, recientemente recordando la gesta de Javier Otxoa en Hautacam, de voleibol y balonmano, dos deportes que han quedado en una comprometida situación debido a la mala gestión de los directivos de algunos clubes y, en algunos casos, de la propia Federacion de cada deporte. Hablamos de baloncesto, recordando el histórico y mítico Torneo de Navidad del Real Madrid, y de waterpolo contamos el éxito de las españolas (quienes por cierto han vuelto a triunfar este verano al conseguir ser las reinas de Europa), del rally Dakar y alguna de las historias que esconde.

Todo eso ya está contado. Ahora tocará centrarse en lo que llegará en unas semanas, justo cuando finalice el descanso veraniego, que no será tal porque tocará trabajar en otros menesteres y preparar la vuelta a las Canalladas. Un regreso que, en principio, promete emociones fuertes.

Se mantendrá la base con la que se inició y que no es otra que dar cabida a historias que no suelen aparecer en los grandes medios, dar voz a esos deportistas y clubes que viven situaciones dignas de ser contadas y que suelen ser lecturas amenas y entretenidas a la par que curiosas.

De hecho, en estos momentos ya estoy trabajando en algunos de los primeros artículos y no dejarán indiferente a nadie ya que versarán sobre historias bastante desconocidas y emotivas. Una de ellas nos llevará a conocer a un peculiar club africano, mientras que la otra nos acercará al béisbol, un deporte semidesconocido en nuestro país. Pero eso será dentro de unas semanas… mientras tanto disfrutemos del periodo estival y carguemos las pilas para el curso que se avecina, un curso que será más canalla que nunca.

Share Button