Carta a Javier Clemente

Javier Clemente

Estimado señor Clemente:

Siempre he pensado que usted no es digno de merecer no solo unas líneas, sino ni siquiera una palabra en este humilde blog. Pero al final, tras pensarlo y viendo su actitud en los últimos días, he decidido escribirle a usted esta carta, la que intentaré desarrollar con todo el respeto posible. No obstante, como no tengo hijos, no tengo ningún problema en que usted quiera decirles que su padre (en este caso yo) es un sinvergüenza.

Usted es un insulto al fútbol en todos los sentidos. Su actitud es despreciable. No hay una sola rueda de prensa en la que su lengua viperina no diga sandeces. Ha criticado (e insultado) a todos y cada uno de los periodistas que cubren la información de los equipos que ha dirigido (o mal dirigidos, mejor dicho). Ha llegado a insultar a una persona con discapacidad (JJ Santos) y a desearle la muerte a otra (Manolo Lama). En sus últimas intervenciones, ha llamado sinvergüenza a un periodista y, lejos de rectificar, se atreve a decir que hay socios del Sporting que ensucian la imagen del club. Y así, un técnico caduco y obsoleto como usted sigue en sus trece, a contracorriente… pero lo único que va a conseguir es, lamentablemente, condenar a un Sporting que, probablemente, tampoco se hubiera salvado con Manolo Preciado, pero al menos habría descendido con dignidad.

De todo corazón, me gustaría pedirle que abandone usted cuanto antes el fútbol. Como entrenador, usted es un insulto para este bello deporte. El fútbol no es patadón p’arriba para que su único delantero (si es que lo pone) se busque la vida, mientras los nueve jugadores restantes, más el portero, se cuelgan del larguero. Le recuerdo, que entre sus últimos logros, no fue capaz de clasificar a la selección de Serbia para la Eurocopa del 2008, descendió al Real Murcia ese mismo año, al Real Valladolid en 2010 y fue incapaz de meter a Camerún en la Copa de África de este año, además de condenar al Sporting de Gijón, tanto en juego como en imagen. Y lo que no entiendo es cómo hay clubes que siguen llamándole, aunque espero que el Sporting sea el último. Hágame usted caso y deje este deporte de una vez por todas… España entera y parte del resto del mundo se lo agradecerán.

Share Button