Chapuza en el play off de ascenso

Bombo

Una chapuza. Eso ha sido el sorteo de la fase de ascenso de Tercera a Segunda División B. Un cúmulo de despropósitos de difícil solución, ya que siempre habrá equipos perjudicados, sea cual sea la decisión final.

Las Federaciones Territoriales (que son las que controlan la Tercera División) van por un lado, mientras que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) marcha por otro. Y en medio, la polémica de los equipos filiales.

En el Grupo XVIII de Tercera División, la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha permitió que el Albacete B (segundo clasificado) disputase el play off de ascenso, aún a sabiendas de que el filial no podrá ascender tras el descenso del primer equipo. Apenas dos días antes del sorteo, la RFEF excluye a los albaceteños y favorece al quinto clasificado (Villarrubia). Y minutos antes del comenzar el sorteo, aceptan el recurso del Albacete y meten al filial en el bombo. Y ahora, todos descontentos.

Está claro que los chavales del Albacete B se han ganado en el campo el derecho a participar en el play off. Pero también es verdad que no pueden ascender. Por ello, lo más lógico hubiera sido que el Albacete Balompié hubiese renunciado a disputar dicho play off. Hubiera quedado como un club señor y, de paso, beneficiaría a un equipo de Castilla-La Mancha. Pero no. Ha preferido recurrir, así que los chavales disfrutarán del play off, mientras que el Albacete se ha ‘ganado’ la enemistad de muchos equipos de la región.

Sobre este tema habrá opiniones para todos los gustos, pero una cosa está clara: algo hay que cambiar, necesariamente, para que este tipo de chapuzas no vuelvan a repetirse… y todo ello sin olvidar que este culebrón continuará en los próximos días.

Share Button