Cheque en blanco

Sandro Rosell y Pep Guardiola

El FC Barcelona no entiende de crisis. Al menos, a simple vista, es lo que parece. En la Junta General de Accionistas sacaron a relucir la cuantiosa deuda que, supuestamente, ha dejado Joan Laporta a sus espaldas. Pero el club, ni corto ni perezoso, le ha ofrecido a Pep Guardiola un cheque en blanco para afrontar su renovación. Así, de un plumazo.

Como si del multimillonario dueño del Manchester City se tratara, Sandro Rosell quiere atar a Guardiola a base de talonario. Me parece fenomenal que el actual presidente quiera retener a uno de los mejores entrenadores del mundo, ya que al frente del equipo azulgrana está haciendo historia. Pero hacerlo de este modo, con un cheque en blanco, me parece excesivo.

Y me parece excesivo porque es el propio club el que ha reconocido que arrastra una deuda millonaria. Es el propio club el que ha tenido que ‘vender’ su camiseta a Qatar Foundation por una cuantiosa suma de dinero, según dijo el propio Rosell, para pagar las nóminas de sus jugadores. Y aún así, en vez de apretarse el cinturón, le ofrecen un cheque en blanco a Guardiola. Yo lo veo como una contradicción, sobre todo en la situación en la que se encuentra el Barça.

Pero esto es fútbol. Hay jugadores con sueldos millonarios, contratos abusivos, deudas por doquier, denuncias ante la AFE y sorpresas en los terrenos de juego. Quizás por eso siga siendo el deporte rey por excelencia.

Share Button