Con 15 basta

Era el primer partido serio de la temporada, la primera piedra de toque para calibrar el verdadero potencial de la plantilla, la vara de medir un proyecto nuevo. El Real Madrid-Milan era algo más que un simple encuentro de Champions. Todos los ojos estaban puestos en el equipo de José Mourinho. Y el Real Madrid no defraudó.

Bastaron 15 minutos para sentenciar todo. El Milan ni se enteró. Los blancos salieron a por todas, cogieron la pelota y no la soltaron hasta encarrilar el encuentro. Fueron 15 minutos. Cristiano Ronaldo y Özil pusieron el marcador de cara para el Real Madrid. A partir de ahí, tocar, tocar, y fallar, fallar. La goleada pudo ser escandalosa.

Del Milan no hubo apenas noticias. Ibrahimovic, Pato, Ronaldinho y Seedorf, los cuatro jugadores con más peligro del conjunto italiano, no aparecieron por el césped del estadio Santiago Bernabéu. Y con todo esto, Robinho en el banquillo.

Así las cosas, el Real Madrid hizo un partido serio, dominando los tiempos del juego y disfrutando de ocasiones. Es un primer paso para ir recuperando el prestigio perdido en Europa. ¡Ésto pinta bien, camino de la Décima!

Share Button