Cuando el fútbol se convierte en una batalla

Nos guste o no, los lunes todos los informativos, la mayoría de los medios de comunicación y las principales portadas de los periódicos recogen las noticias deportivas de la jornada y, especialmente, todo lo sucedido en el mundo del fútbol. La victoria del Sevilla ante un Real Madrid sin Cristiano Ronaldo, la lesión de Villa que le impedirá jugar frente al Fútbol Club Barcelona o el gol histórico de Palermo (un tanto conseguido de cabeza desde una distancia de 45 metros) son algunas de las noticias que se pueden destacar en la jornada.

Pero ayer todo quedó emborronado por dos sucesos bochornosos, de los que nunca deberían aparecer en los medios (porque no tendrían que ocurrir) y que, lamentablemente, vienen siendo habituales. Me refiero a las muertes de tres aficionados, dos de ellos en Chile y uno en Bosnia.

En España hay una gran rivalidad entre clubes como Barça y Madrid, y entre este último y el Atlético. En Italia entre los dos equipos de Milán, o en Inglaterra entre los dos conjuntos de Manchester (United y City).

Pero nunca han sucedido cosas como lo ocurrido en el gran clásico del fútbol chileno entre el Colo Colo y el Universidad de Chile. Dos muertos y más de 200 detenidos lo dicen todo. Eso no es un clásico, ni un derbi, ni nada. Eso es una batalla. Y encima, uno de esos fallecidos, según parece, fue apuñalado por su propio primo.

Y si dejamos Chile y nos vamos a Bosnia, nos encontramos con una pelea con connotaciones étnicas entre hinchas bosnio-musulmanes, por un lado, y bosnio-croatas, por otro. El saldo, un muerto y decenas de heridos. A esto podemos añadir la muerte, la pasada semana, de un seguidor del Toulouse francés en Belgrado, atacado por hinchas del Partizan.

Todos estos sucesos invitan a recapacitar. El fútbol traspasa fronteras y llega a todos los lugares. Pero actos de este tipo también provocan que el fútbol traspase otras fronteras, unos penosos límites que nunca deberían ser sobrepasados, porque, en ocasiones, deja de ser un juego para convertirse en una batalla.

Share Button