Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Diego Armando Maradona

Tal día como hoy, hace 50 años, nació el Dr Jekyll y el Mr Hyde del fútbol mundial: Diego Armando Maradona. Para muchos, el mejor jugador de la historia. Amado u odiado, a favor o en contra, pero nunca con un término medio. El Pelusa no entiende de medias tintas. Tantas veces ha tocado el cielo como ha bajado a los infiernos. Ha resucitado para volver a ser crucificado. Se ha levantado tantas veces como se ha caído otras tantas. Hoy, hace 50 años, nació simplemente un mago; el mago del fútbol.

Argentina disfrutó de su juego, Inglaterra lo padeció, en España lo vimos y en Italia tocó techo. Su gol a los ingleses en el Mundial de México’86 es la narración más recordada y emotiva de la historia del fútbol. También es de sobra conocida su Mano de Dios. O la lesión que le provocó Goikoetchea. Y sus hazañas en el Nápoles, un club que le debe todo a Maradona. Pero que también fue su perdición, su Mr Hyde particular.

Sus excesos con las drogas, con la vida nocturna, con las malas compañías y con el fisco italiano. Precisamente hoy, en su cincuenta aniversario, Nápoles homenajea al Pelusa, pero sin él, ya que Maradona no puede pisar terreno italiano por sus problemas con Hacienda. “Que la chupen, que la sigan chupando”, decía tras clasificarse para el Mundial de Sudáfrica sacando a relucir el Mr Hyde que lleva dentro.

Pero su aportación al fútbol ha sido tan grande, que los buenos aficionados al deporte rey tenemos que quedarnos con su faceta de Dr Jekyll, con sus goles, con sus quiebros, con su toque exquisito, con esa zurda de oro. Messi es un futbolista grandioso y Cristiano es un fuera de serie… pero nunca habrá un nuevo Maradona. Un jugador como él sólo pasa una vez en la vida. ¡Afortunados aquellos que lo vieron una vez sobre el césped de un campo de fútbol!

Share Button