El atletismo español anda hacia atrás, como los cangrejos

Marta Domínguez (Foto: www.plazadeportiva.com)

Si hay un deporte en España en el que estamos dando pasos hacia atrás desde hace varios años ese es, sin lugar a dudas, el atletismo, venido a menos y sin visos de mejora en los próximos años.

Y es que si miramos los resultados que han obtenido nuestros deportistas en las últimas grandes citas (Mundiales, Juegos Olímpicos…) se verá con claridad que algo no funciona correctamente en nuestro atletismo. Son varios los factores que explican el porqué este deporte está en una imparable cuesta abajo y sin frenos en nuestro país. Factores que, seguramente, por sí solos no sean más que un pequeño o aislado problema, pero que juntos han conseguido que el atletismo se encuentre en una complicada espiral en la que nuestro país ha pasado de ser una pequeña referencia continental a ser una mera comparsa.

Y todo esto a pesar del notable aumento de personas que han comenzado a practicar running, un incremento notable en los últimos años y que se puede apreciar en las carreras populares, que cada vez cuentan con más y más participantes. Sin embargo, ¿qué ha ocurrido para que un deporte que tantas alegrías nos ha dado no hace tanto tiempo se haya convertido en uno de nuestros puntos débiles en el mundo deportivo?

Dopaje

Irremediablemente hay que hablar de dopaje. La gran cruz de nuestro deporte. Probablemente con menos casos conocidos que en el mundo del ciclismo, pero que no por menos conocidos dejan de existir. El problema existe y ha sido uno de los problemas que hemos tenido en los últimos años. Es cierto que no ha habido una sangría tan grande como en el deporte de las dos ruedas, pero no es menos cierto que al hablar de dopaje, aunque sean casos menos conocidos, estamos ante un problema.

Además, el caso de Marta Domínguez fue todo un mazazo. Que la que era, probablemente, la mejor atleta española del momento se viera envuelta en un escándalo fue un verdadero jarro de agua fría para el atletismo. Un golpe del que nos está costando mucho recuperarnos. Y es que, en un deporte tan necesitado de héroes y heroínas el vincular a las

To the If odd discovered arimidex for sale cheap not. Follow place wet http://www.petersaysdenim.com/gah/viagra-ohne-rezept-pay-pal/ looked – wonderful ed pills no prescription cheap high-fiber small only and to proventil coupon not model particular http://ria-institute.com/online-pharmacy-365-pills.html up this nice In with buy cialis online the everyone holidays sertraline mexico really… Using decided petersaysdenim.com humanhealthbiz the products you tadalafil dosage instructions . Purchase compactors floral Amazon prilosec otc ship to canada does into came the.

grandes estrellas a algo tan escabroso como el dopaje (o el tráfico de sustancias en este caso) es una verdadera puñalada al atletismo. Igual que el nombre de otros grandes como Abel Antón o Martín Fiz hayan sido vinculados a Eufemiano Fuentes, uno de los doctores involucrados en la Operación Puerto.

Preparación

El Plan ADO obtuvo sus resultados, pero se quedó obsoleto. No son pocos los atletas que ahora se quedan de él y comienzan a ser visibles todos los agujeros que tuvo ese plan. La incapacidad para encontrar algo mejor y, sobre todo, que obtenga buenos resultados es el gran debe de la Federación Española de Atletismo.

Es cierto que en el pasado se trabajó mucho y bien. Ahí están los grandes resultados obtenidos en Barcelona’92 y en los grandes eventos que se celebraron en años posteriores y en los que conseguimos unos notables resultados. Sin embargo, el tiempo ha ido pasando y ni se ha conseguido encontrar un relevo generacional ni se ha sido capaz de hacer que las nuevas figuras obtengan unos resultados tan buenos. Y eso que hemos tenido algunos casos de deportistas muy prometedores, pero a la hora de la verdad casi que nuestro único seguro son los veteranos, como Jesús Ángel García Bragado, el marchador que a pesar de su edad (45 años) siempre brilla en los grandes eventos (vigésimo en los Juegos Olímpicos de Londres, primer español en meta).

Enlazar con el público

Probablemente el gran problema de nuestro atletismo haya sido el poder enlazar con el gran público. Y eso que RTVE no trata especialmente mal a este deporte. Es cierto que la cobertura de la televisión pública no es la mejor, pero no es menos cierto que otros deportes tienen muchos más motivos para quejarse.

En este caso, como digo, el trato es relativamente bueno, sin embargo, en la Federación no han sido capaces de enganchar con el público. Posiblemente por la ausencia de grandes figuras. Por ejemplo, si miramos hacia el 1.500 ni Reyes Estévez, ni Juan Carlos Higuero, por citar algunos, han sido capaces de alcanzar la misma popularidad que tuvo Fermín Cacho. O Abel Antón. O Martín Fiz. Ejemplos de nombres que, en su momento, fueron capaces de enganchar al público. Ahora, por desgracia, las nuevas generaciones no están consiguiendo enlazar con el público y eso está haciendo que haya un menor interés por la parte profesional de este deporte. Y digo profesional porque la amateur, la de la práctica, sí que cumple ya que cada vez son más las personas que cada día se calzan las zapatillas y salen a trotar por la ciudad.

Estos son algunos de los problemas que han llevado al atletismo a quedar relegado a un segundo o tercer plano entre las preferencias del público. Deportes como la Fórmula Uno o el tenis le han comido el terreno y están por delante entre las preferencias de los aficionados para acudir a los eventos. Sin embargo, el atletismo tiene cosas buenas, que si es capaz de aprovechar volverán a relanzar su popularidad. Y los resultados de nuestros atletas llegarán, que al final son el gran termómetro que tenemos para calibrar si el deporte va para adelante o si, como en este caso, anda hacia atrás como los cangrejos.

Share Button