Canalladas: El día que ‘Rocky Balboa’ derribó a Mohamed Ali

(Foto: historiasdeportivas.wordpress.com)

Si nos paramos a nombrar películas que toquen temática deportiva, con toda seguridad una de las que mencionaremos será Rocky. Sin embargo, lo que queda más oculto para el gran público es que esa película está basada en Chuck Wepner y en un combate con Mohamed Ali.

La historia se remonta a marzo de 1975 cuando el Coliseum de Richfield (Ohio) se engalanó para recibir a un Mohamed Ali que se encontraba en el punto más algido de su carrera tras su victoria ante George Foreman en la que reconquistó el título de los pesos pesados que, poco después, le fue arrebatado por negarse a acudir a la Guerra de Vietnam. Enfrente estaba Chuck Wepner, un boxeador de Bayonne (New Jersey) que se ganaba la vida en combates y competiciones menores y que, a priori, era el sparring perfecto para Ali, o al menos eso pensó Don King cuando lo eligió para el combate en el que Mohamed Ali pondría en juego los cetros del Consejo Mundial y de la Asociación Mundial.

Wepner, tambien conocido como Bayonne Bleeder (El sangrador de Bayonne), ya había sido sparring de Foreman y Sonny Liston, y en ambos casos con más pena que gloria. De hecho ante el primero apenas aguantó hasta el tercer round, mientras que con Liston resistió hasta el décimo asalto, cuando el doctor decidió parar el combate debido a las heridas que Wepner tenía en la cara. Así, la pelea se presentaba muy desigual. “Es una pelea entre el pintor de una casa y un artista”, escribió Larry Merchant en el New York Post.

A pesar de lo que se preveía, el combate fue mucho más entretenido de lo esperado y Wepner fue capaz de aguantar quince asaltos. Con una loable entereza, Bayonne Bleeder fue capaz de resistir los constantes envites de Mohamed Ali e incluso lanzar tímidas ofensivas. Fue precisamente en uno de sus escasos ataques cuando sucedió lo más impredecible. Wepner logró alcanzar a Mohamed Ali y este cayó al suelo. Hasta ese instante solo Joe Frazer había logrado tirar a la lona a Mohamed Ali, así que el estadio enmudeció cuando Wepner logró semejante hazaña. Fueron ocho segundos de gloria para Bayonne Bleeder quien miro a su entrenador con cara de sorpresa y le dijo “Lo tire!”, a lo que Bill Prezant, su preparador, respondió con un “sí, pero ahora parece que está muy enfadado”. Y así fue. Ali, quien siempre mantuvo que la caída se produjo por un pisotón fortuito y no por el golpe, exhibió su mejor boxeo para golpear a Wepner sin cesar hasta que, a diecinueve segundos para el final, un golpe directo en la cara acabó por derribarlo.

Así, un combate llamado a ser poco más que un mero entrenamiento para Ali se había convertido en una de las peleas más memorables de la historia. Y mucho más cuando Sylverster Stallone, que estaba viendo el combate por televisión, decidió inspirarse en Wepner para crear a su famoso personaje Rocky Balboa. De hecho, la primera película de la saga de Rocky está inspirada en este combate, aunque en la gran pantalla la victoria correspondería al modesto boxeador y no al gigante pugilístico.

Con el éxito de la película, Wepner, que había ayudado a Stallone con la película, vio incrementada su popularidad hasta que en 1978 decidió colgar los guantes y codearse con el séptimo arte. Tras su retirada, Wepner comenzó a coquetear con las drogas hasta que en 1985 fue condenado a tres años de carcel por un delito de posesión de cocaína. Una vez liberado, limpio de drogas y al lado de su segunda esposa, regresó al ostracismo hasta 2003, cuando reapareció en la vida pública al iniciar una demanda contra Stallone por quince millones de dólares ya que no había recibido su parte de las ganancias por las películas de Rocky. La justicia le dio la razón al ex pugil, quien hace un par de años volvió a la gran pantalla debido al estreno de una película basada en su vida y a un reportaje del canal ESPN.

Share Button