El farolillo rojo de la categoría pone a prueba al Albacete Basket

El Albacete Basket buscará este fin de semana una nueva victoria en el Grupo B de la Liga EBA, un triunfo necesario para continuar en puestos de play off de ascenso ante un rival, a priori, asequible.

El domingo, en horario y escenario habitual, Pabellón del Parque y 12:15 horas, justo antes de la jornada de descanso que supondrá la fecha original del enfrentamiento que debía medir al Albacete Basket y Meridiano Santa Cruz (adelantado con victoria de los manchegos), tendrá lugar el importantísimo cruce entre los de Alfredo Gálvez y quien comparece en el pabellón albaceteño como farolillo rojo del grupo, el Ciudad de Móstoles, habiendo sido capaz de acumular hasta el momento sólo tres victorias.

Sin embargo, no por repetido el discurso se desgasta pues está más que demostrado que el nivel de los equipos de esta Liga EBA en que se encuadra el Albacete Basket es extremadamente igualado, y sólo las rachas o estados anímicos de los equipos son los que condicionan su rendimiento en la tabla. Es sabido que todos los equipos atesoran calidad y capacidad de ganar a cualquiera (especialmente los madrileños por su juventud y el hecho de poderse nutrir de importantes canteras). Es por ello que los verdiblancos no saldrán a la cancha confiados por la condición de colista de los visitantes mostoleños.

Sí es cierto que una victoria ante éstos podría poner tierra de por medio con el cuarto en discordia en el Grupo, un Covibar Rivas cuyo peligro radica, además de en su potencial, en el hecho de que tiene el basket average ganado en caso de empate con los nuestros a final de año. Por estas y otras razones el choque ante el Móstoles resulta muy importante para los albaceteños.

Hay que recordar que el cuadro de Alfredo Gálvez sigue en puestos de play off, en tercera posición, y que en caso de llegar a final de temporada dentro de uno de estos tres primeros puestos se ganaría el derecho de disputar la fase de ascenso a la Liga LEB. Las opciones de soñar con un puesto en categoría superior siguen intactas y pasan por sumar en casa esta semana sea como sea.

Abundando en lo ya dicho anteriormente, la clasificación del Móstoles no supone que el cuadro madrileño no cuente con jugadores importantes y de gran calidad. Aleksis Psychas y Jesús Morán pelean y ganan habitualmente la partida en el rebote bajo la tabla. A la aportación reboteadora suman una gran capacidad de anotación Byron Westmoreland, Carlos Padilla (formado en el Estudiantes y con paso previo antes de recalar en Móstoles por el Real Madrid), quien hace gala de una efectiva mano desde la línea de tres. Héctor Jimenez (formado desde infantil en el Estudiantes) y Carlos Castro (también ex del Estudiantes en su fase de formación como Junior y forjado después en el importante equipo de Torrejón), ambos debutantes en categoría EBA, están mostrando estar sobradamente preparados para competir en ésta liga y completan en la faceta anotadora el bagaje de los madrileños.

En el partido de ida, la victoria de los de Gálvez fue plácida por un contundente 57-81. No obstante, el Albacete Basket aguarda el encuentro con tranquilidad y durante la semana los entrenamientos se han sucedido con intensidad y trabajo. El grupo se encuentra unido sabiendo que es el momento clave para apurando al máximo el rendimiento poder figurar en puestos de honor en un final de temporada que ya no resulta tan lejano y al que el cuadro verdiblanco se acerca empezando a considerar que el rendimiento de sus hombres realmente da para considerar los puestos de liguilla un objetivo alcanzable. Gálvez contará una vez más con todos sus hombres a excepción de Blázquez.

Share Button