El mejor deportista español de siempre

Rafa Nadal

¿Alguna vez habéis pensado por qué Rafael Nadal es un deportista de otra dimensión? ¿Alguna vez quisisteis ser como él? ¿Por qué este chaval de Manacor es tan grande? ¿Qué lo hace diferente? ¿Por qué lo admiramos tanto?

Cinco preguntas por responder sobre este mito de nuestro deporte. Hemos crecido, muchos, con las hazañas de Rafa y sus innumerables títulos, nos parece hasta normal que sea como es, que sea un deportista ejemplar para muchas generaciones. Mi hijo de 8 años, alter ego, me dice que cuando tiene que apretar los dientes o cuando algo le duele, piensa en Rafa Nadal.

Hablamos de un modelo como deportista por su esfuerzo, por su determinación, educación y calidad tenística. Hasta ahí todo bien. Alguien como Rafa que ha superado varias lesiones graves, sin duda derivadas de su físico demasiado privilegiado, que ha vuelto una y mil veces, como este año, a estar en la élite, como número 1 del mundo. Que ha entrenado y positivado todas las recuperaciones, que respeta a sus rivales, que sabe ganar y perder y que siempre deja todo lo que tiene física y mentalmente en la pista.

Hace poco leí una entrevista en la que Rafa Nadal, después de ganar su 8º Roland Garros, se expresaba de la siguiente forma: “Lo único que siento es que hay que aguantar un poco más. Esa es mi única sensación. Resiste un poco más, que no sabes hasta dónde va a resistir el otro tampoco. Estoy muy mal, pero a lo mejor el otro también está al límite. Ese esfuerzo extra siempre merece la pena, ganes o pierdas. Es un tema de satisfacción personal al volver al vestuario. No tiene precio. No es negarme a perder, es negarme a tirar la toalla. Me niego a tirar la toalla. Eso es lo que me hace feliz cuando termina todo, saber que yo he hecho todo lo que he podido, y si he perdido, he perdido”.

¿Habéis pensado cuántos de estos mensajes podríamos aplicarnos a nuestra vida personal, como valores de esfuerzo, lucha y deportividad? Por eso eres tan grande Rafa.

Hago una confesión: personalmente, siempre me ha impresionado su capacidad mental, su determinación en los puntos importantes, sus tics, su concentración, su capacidad para aguantar dolor con la mente. Lo he visto superar a sus rivales en la capacidad para motivarse, en espíritu deportivo y en inteligencia. No comparto totalmente lo que él mismo dice, eso de que gana por su tenis: “El tenis es lo que me hace llegar hasta donde he llegado y la fuerza mental es lo que me ha hecho conseguir ese extra de cosas que no habría conseguido (sin ella)”.

He de decir que me cuesta encontrar un deportista con esa capacidad extra que tiene Rafa Nadal, quizás el inigualable Michael Jordan, pero es americano y a los americanos, El Albatros los picotea, porque me da la real gana. No hay muchos más. Que sea un ejemplo para mi hijo me vale. Yo que, como muchas personas, se aplica a Rafa Nadal en su vida personal como un referente en valores, también en lo profesional, donde es ejemplo en muchos cursos de marketing y liderazgo, te admiro profundamente.

Hoy Rafa Nadal se ha asegurado acabar el año como número 1 después de que hace un año estuviera al borde de la retirada. Podríamos estar hablando toda una noche de ÉL, la verdad, me apasiona este personaje, se nota ¿no?, y de paso os habéis llevado 7 preguntas y 6 párrafos que empiezan por H, esa letra que presenta el nombre de mi hijo. No hijo, no hace falta que seas como RAFA NADAL.

VAMOSSSSSSSSSSS.

Share Button