‘El partido de la muerte’ y ‘Evasión o victoria’

Portada Libro Un partido de leyenda

Hace unos días llegó a mis manos el libro ‘Un partido de leyenda’, cuyo subtítulo lleva por nombre ‘Historias de Evasión o victoria. La película de fútbol más mítica de todos los tiempos’. El autor es Carlos Marañón.

Conocía la película, pero desconocía lo que sucedió en ese partido de la muerte que dio origen al film de John Huston, con actores como Michael Caine, Max von Sydow o Sylvester Stallone, y futbolistas como Pelé, Osvaldo Ardiles o Bobby Moore.

El partido de la muerte se disputó en Kiev (controlada por los nazis) el 9 de agosto de 1942, hace 70 años. Por un lado, el FC Start, un equipo formado por jugadores del Dinamo de Kiev y del Lokomotiv de Moscú (tres de ellos). Por otro lado, el Flakelf, un conjunto de soldados alemanes de artillería y aviación. Sobra decir que el FC Start estaba poco menos que ‘obligado’ a no ganar. Pero los ucranianos no estuvieron por la labor y no solo ganaron, por 5-3, sino que humillaron en algunas jugadas a los alemanes. Por ejemplo, Klimenko, el futbolista más joven del equipo, regateó a varios rivales y encaró la portería, con el portero desbordado, pero al llegar a la línea de gol pisó el balón y volvió hacia su campo.

A partir de aquí, historia y leyenda se mezclan en numerosas versiones del partido de la muerte, por lo que aún no está muy claro lo que sucedió después. No obstante, la versión más extendida y hoy en día considerada como verdadera, señala que Korotkikh, futbolista del FC Start, murió días después debido a las palizas propinadas en un interrogatorio de la Gestapo. Posteriormente murieron tres jugadores más: Kuzmenko, autor del primer gol; Klimenko, el más joven y autor de la jugada de la humillación; y Trusevich, el guardameta y héroe local. El resto de futbolistas fueron trasladados al campo de concentración de Siretz, muy cerca de la colina de Babi Yar (donde había una fosa común), lugar donde acabaron muchos de los que no sobrevivieron a esas durísimas condiciones de vida.

Ésta es la semilla de la película Evasión o victoria. Los amantes al fútbol, o al cine, o ambas cosas, recordarán esa mítica chilena de Pelé que supuso el 4-4 final, ya que hay que recordar que el encuentro acabó en empate, aunque hay mucha gente que creyó que los aliados ganaron el partido. La película, considerada como un filme de culto, es probablemente la mejor que se ha hecho sobre el deporte rey. Y no voy a desvelar más, por si aún hoy, 30 años después de su estreno, hay alguien que no la ha visto. Simplemente voy a cerrar esta entrada con una frase del escocés John Wark, futbolista del Ipswich Town que participó en el rodaje: “Si no has visto Evasión o victoria, ¿de qué planeta vienes?”.

Share Button