El Rally Dakar está de luto

Rally Dakar

El Rally Dakar 2012 no ha podido empezar peor: tres muertos en dos jornadas es el balance del inicio de la competición, además de un piloto herido grave tras una caída. En la segunda etapa han fallecido dos espectadores, un padre y un hijo que viajaban en una avioneta siguiendo la competición.

El primer día murió el piloto argentino Jorge Martínez Boero. Y el francés Bruno Da Costa está herido tras atropellar a una vaca.

Una de las competiciones más exigentes del planeta ya se ha cobrado la vida de 59 personas a lo largo de su historia. La dureza del Rally Dakar es evidente, ya que los participantes se enfrentan, sin ayuda, a cientos de kilómetros de exigencia y peligros. Por eso, uno de los principales problemas que conlleva la prueba es esa falta de asistencia. Una simple caída puede convertirse en mortal si el piloto no recibe la ayuda necesaria. Por recordar algo, en 2009 el francés Pascal Terry se cayó en una etapa y la organización tardó dos días en localizarlo muerto.

Los pilotos, especialmente en la categoría de motos, se la juegan a cada kilómetro. Eso sí, todos son conscientes de ello. Afrontan la prueba sabiendo que la muerte puede estar a la vuelta de la esquina. Así es el Rally Dakar, ya sea en África o en Sudamérica. Una competición emocionante, vibrante, peligrosa… y este año, trágica, muy trágica.

Share Button