El sueño del Albacete Basket pasa por ganar en Alcázar de San Juan

Albacete Basket - Alcázar Basket (Foto: Fito Díaz)

El próximo sábado en el acogedor marco del Pabellón Antonio Díaz-Miguel de Alcázar de San Juan y a partir de las 19:30 horas, el Albacete Basket visita al Seguros Solíss Alcázar Basket, uno de los partidos más complicados que le quedan por afrontar.

El otrora recordado como derbi de máxima rivalidad regional fue superado con solvencia en la ida por el cuadro verdiblanco. En este final de competición, el Alcázar Basket ya no cuenta con opciones para sumarse a la lucha por la liguilla de ascenso y lo normal es que tampoco sufra ya ningún apuro para mantener la categoría. 12 victorias y otras tantas derrotas le hacen noveno en la clasificación. Pero para evitar precisamente que el final de la competición les pudiera ver envueltos en complicaciones, el equipo rojo de Alcázar de San Juan saldrá mentalizado y motivado por una de las aficiones más numerosas y ruidosas de la región para conseguir la victoria ante el equipo albaceteño.

El conjunto de Alfredo Gálvez ha llevado a cabo el planning de entrenamiento semanal con total normalidad con lo que una vez más todos sus hombres estarán a disposición sobre la pista del Díaz-Miguel. Como gran noticia a resaltar, y aunque su reaparición aún queda lejos, Manuel Blázquez ya está realizando suave carrera continua mientras sigue con sus ejercicios de rehabilitación y fisioterapia.

El plantel alcazareño está lleno de buenos jugadores que complicarán la labor de los de Gálvez. Han sido destacados durante la temporada por su rendimiento jugadores como el ala-pívot  de 2’02 metros Álvaro Alarcón. Promedia 11’5 puntos por partido, 5’2 rebotes y 10’9 de valoración. Un viejo conocido de la afición albacetense, Yago Estévez, pívot de 2’04 que perteneciera al plantel del Albacete Basket a principios de la temporada pasada, también está realizando buenos números en el juego interior del equipo encarnado. 9’7 puntos junto a 6’4 capturas por partido unidos a una valoración media por encuentro de 8’8 le convierten en una interesante referencia de los alcazareños.

Y el senegalés Pape Mobou Mdaye es un interesantísimo jugador que realiza las funciones de alero con 2’03 metros de altura. Su estatura le permite participar del juego interior aunque se prodigue más en las alas. Fue formado en la cantera Junior del Real Madrid, e incluso el año pasado formó parte del conjunto madridista en la Liga EBA. En su primer año en Alcázar suele jugar 27 minutos en los que es habitual que aporte 11 puntos y 8’2 rebotes. En defensa es buen intimidador. Las estadísticas hablan de que en su promedio también cuenta un tapón por encuentro. Su valoración, de 13’3 por partido, le hace hasta ahora el jugador más valioso de todos los del plantel alcazareño. Por otra parte, el eslovaco Peter Marcic, en su tercera temporada en la Liga EBA y primera en Alcázar promedia 13 puntos y 7’3 de valoración. Otros extranjeros como Markovic, aún siendo jugadores de gran calidad, no han terminado hasta el momento de dar el rendimiento esperado.

El sábado, a las 19:30 horas en el Pabellón Díaz-Miguel, oportunidad aunque ante un rocoso rival para los de Alfredo Gálvez de consolidar el puesto de liguilla de ascenso. Sería la victoria número 18 de su plantel y serviría para igualar al Real Madrid (con un partido más) a la espera del resultado del Real Club Náutico Tenerife, que visita la cancha de un prácticamente desahuciado Canoe. La idea dentro del plantel albaceteño sigue siendo, sin embargo, hacer los deberes y no pensar en la clasificación hasta final de temporada, momento en el que ya se tendrá tiempo de ver si, por méritos propios, los verdiblancos son equipo de play off de ascenso.

Share Button