El Torneo de Navidad del Real Madrid, un evento con mucho fuste

Real Madrid (Foto: www.realmadrid.com)

Ahora que caminamos hacia las Navidades es inevitable no acordarse de algunos de los eventos deportivos típicos de estas fechas, tales como el Rally Dakar o la celebración de la prueba de saltos de esquí de Año Nuevo en Garmish (Alemania). Sin embargo, desde hace algunos años falta uno de estos eventos.

Hablo del Torneo de Navidad que durante cuarenta años organizó la sección de baloncesto del Real Madrid. Un evento que vivió épocas de gran esplendor ya que algunos de los mejores clubes de Europa acudían a la cita española, e incluso equipos universitarios de Estados Unidos participaron, siendo el North Carolina en 1971 el primer equipo universitario que jugaba en Europa y que participaba en el torneo merengue.

Se trata pues de un torneo que tuvo un gran renombre y que agradaba a los aficionados al baloncesto, más allá de sus colores, ya que suponía un evento de gran nivel durante una época en la que la actividad deportiva en nuestro país tendía a estar en mínimos. Sin embargo, eso era antes, cuando el baloncesto no se había convertido en un negocio (tal vez no tan rentable como el fútbol, pero un negocio al fin y al cabo).

A la hora de hablar del baloncesto como negocio es probable que no todo el mundo coincida, pero es evidente que la FIBA o la ACB piensan en sus competiciones como un negocio, solo así se explica que tengamos una tremenda saturación de encuentros, muchas veces infumables, no hay más que ver las fases iniciales de la Euroliga o la Eurocup, donde es frecuente ver partidos entre equipos muy desiguales. También la ACB busca su cuota de negocio, como se puede ver con la disputa desde hace unos pocos años de la Supercopa. Un conglomerado de partidos que sirven para vender los derechos televisivos al mejor postor y es ahí donde está el negocio.

Sin embargo, este torneo amistoso quedará grabado en la memoria de los aficionados por varios factores. Por ejemplo, siempre será recordado por la participación de clubes muy exóticos y que rara vez se han vuelto a ver en España. Podemos mencionar la participación del SC Corinthians de Brasil, el Merlaco Manila de Filipinas, el Victoria Melbourne de Australia o el Unión Española de Chile, entre otros. Al margen de los clubes también acudieron selecciones nacionales como la de Uruguay, Puerto Rico, Panamá, Checoslovaquia, Yugoslavia o la propia Unión Soviética, y otras no oficiales como una selección africana, o combinados de Buenos Aires (Argentina) o estadounidenses, como por ejemplo el Goleen State All Star. Y es que este fue uno de los puntos fuertes del torneo, la participación de equipos de Estados Unidos. Sin ser conjuntos de la NBA sí que acudieron a la cita navideña merengue clubes universitarios, como el North Carolina, que en 1971 se convirtió en el primer equipo universitario estadounidense que vino a Europa a jugar. Y el escenario fue el Torneo de Navidad del Real Madrid. Ni que decir tiene que en aquel momento la presencia del combinado norteamericano fue un gran evento que relanzó la fama del torneo.

A partir de ese momento, el evento ganó en prestigio y comenzaron a disputarlo algunos de los mejores equipos de Europa, así entre 1971 y el año 2000 participaron clubes con una gran tradición en el baloncesto continental. La Jugoplastika de Yugoslavia, el Partizán de Belgrado (Yugoslavia), Limoges (Francia), Maccabi Tel Aviv (Israel), Pop-84 Split (Croacia), Efes Pilsen (Turquía), Olympiacos (Grecia) o la Cibona de Zagreb (Croacia) fueron algunos de los participantes que dieron lustre y brillo al Torneo de Navidad del Real Madrid.

Cabe destacar que no sólo participaron conjuntos de fuera, también lo hicieron combinados de nuestros país. Aparte del organizador Real Madrid también pasaron el Picadero Jockey Club de Barcelona, el Joventut de Badalona, el Estudiantes, el Cotonificio de Badalona o el Club Inmobanco (quien tiene una curiosa historia).

Todos esos equipos y jugadores que participaron en el Torneo de Navidad del Real Madrid hicieron que muchos niños y niñas conocieran el baloncesto y se convirtieran en grandes aficionados e incluso en jugadores. Si la medalla de plata que consiguió la Selección Española en los Juegos Olímpicos de 1984 hizo mucho por el baloncesto de nuestro país, también hay que valorar la gran influencia que tuvo el campeonato organizado por el cuadro merengue. Un torneo que hizo mucho por el baloncesto. Hasta que el baloncesto se convirtió en negocio y el prestigioso evento acabó relegado al olvido. Aunque algunos nostálgicos todavía lo echamos de menos.

Share Button