MAC Escuela de Conducción: Diversión en la moto, con seguridad

MAC Escuela de Conducción

Desde 1995, el cartagenero Miguel Ángel Castilla, mundialista en la categoría de 250 cc y campeón de España en esta misma categoría, tiene una obsesión: transmitir sus conocimientos en el mundo de la moto organizando actividades como la que esta semana hemos tenido en el Circuito de Albacete.

Aparentemente podría ser una rodada más en la que sesenta aficionados se vienen un día a nuestro trazado para divertirse dando vueltas durante ocho horas, pero basta con adentrarse un poco más en la labor que realizan Miguel Ángel y sus monitores para darse cuenta de que lo que hacen va mucho más allá que girar y girar en el Circuito.

Para empezar, la escuela MAC divide a sus inscritos en niveles: Iniciación, Perfeccionamiento y Avanzado, en función de los conocimientos que cada uno tiene. Es normal que un alumno que hace unos meses hizo el de Iniciación pase al de Perfeccionamiento y poco después haga el Avanzado ya que según explica el propio Miguel Ángel “la experiencia no es solo divertida por disfrutar de la moto, sino también porque al final del día obtienes conocimientos que puedes empezar a aplicar nada más salir del Circuito”.

Disfrutar con seguridad

La dinámica después es sencilla, mientras unos reciben la instrucción teórica, otros comienzan a practicar en el paddock con ejercicios de frenada o de gymkana entre conos o en la pista con la toma de curvas. En este caso el monitor, que lleva instalada una cámara en la parte delantera de su moto, graba a cada uno de los alumnos para después explicarle con el vídeo los aspectos de la conducción que se pueden mejorar. Después se vuelve a salir a la pista y se tratan de poner en práctica esos conocimientos.

La máxima, según nos cuenta Miguel Ángel, es “que aprendan a disfrutar de la moto con seguridad. Una cosa es usar la moto como elemento de transporte y otra como elemento deportivo. Nosotros lo que tratamos es de que nuestros alumnos aprendan a trazar curvas con seguridad en carretera, la posición en la conducción, la frenada o la anticipación, pero como utilizamos los mejores circuitos para estas enseñanzas, también se les inicia en la moto como deporte”.

El piloto cartagenero, que cuenta con un reconocido prestigio en este tipo de actividades, cuenta que “la moto es divertida y ofrece muchas satisfacciones su conducción, pero no podemos olvidar que tiene un riesgo que no tiene el automóvil. Por eso, cuando se aprende la técnica y se sabe lo que hay que hacer en cada situación, la seguridad aumenta y disfrutas al 100%”.

Por último, sobre el Circuito de Albacete, Miguel Ángel Castilla tiene claro que “es como mi casa. Lo fue cuando era piloto profesional y entrenaba para el Mundial, pero también lo siento ahora cuando vengo con este tipo de actividades. Ahora es distinto –añade- pero el trato sigue siendo igual de exquisito y agradable”.

Experiencias positivas

En el paddock del Circuito coincidimos con dos alumnos y ambos nos explicaron su experiencia en la escuela MAC. Por un lado, Pablo nos dijo que no hace un año que “tengo una moto y necesitaba de algo así. Los monitores lo hacen fácil y después, con la práctica, tú mismo te vas dando cuenta de que no tenías ni idea de trazar o de colocarte en la moto”.

Por otra parte, encontramos a José, que ya estuvo hace unos meses en el Perfeccionamiento y ahora le ha dado por aprender un poco más lo de la conducción deportiva por lo que se animó al Avanzado: “me doy cuenta de lo mucho que me queda por aprender, pero también tengo sensaciones sobre un circuito de carreras que hasta hace unos meses me parecían impensables y que me acercan a mis ídolos, aunque sea desde muy lejos”.

Share Button