Fundación Nexus y CFF Albacete, superando los problemas con ilusión

Si hay dos equipos que han levantado admiración y que son el orgullo de Albacete son los dos clubes de fútbol femenino que desde hace varios años vienen realizando grandes temporadas en Segunda División.

¿Estamos ante un resurgir del  fútbol femenino español o es algo exclusivo de Albacete? Siendo justos, lo primero que hay que destacar es que tanto el Fundación Nexus Albacete como el CFF Albacete, los dos equipos protagonistas, tienen los mismos problemas con los que tiene que remar el fútbol femenino en nuestro país, y que son: problemas económicos ,de repercusión y de aceptación. Tres hándicaps que superan día tras día con una gran dosis de trabajo y con ilusión. Con mucha ilusión. Porque tal vez esa sea la clave de todo esto, la ilusión con la que jugadoras, técnicos y directivos intentan sacar adelante a estas entidades deportivas.

Problemas económicos

Puede sonar repetitivo y cansino, y tal vez lo sea, pero la realidad manda y en el fútbol femenino la realidad indica que los clubes tienen que afrontar gastos muy elevados que en muchas ocasiones acaban por finiquitar clubes. Los gastos suelen ser de toda índole: viajes, material, equipaciones y, en muy pocos equipos, pagar salarios a técnicos y futbolistas. No suelen ser gastos extraordinariamente altos, pero para clubes que fundamentalmente viven de las subvenciones son gastos que les obligan a hacer malabares. Especialmente si las instituciones prometen las subvenciones, firman las subvenciones pero tardan meses y meses en hacerlas efectivas. Y esto es bastante común en España.

Este problema lo tienen los dos equipos de Albacete. Tanto el Fundación Nexus como el CFF Albacete han demostrado con creces que cuentan con jugadoras y técnicos (y directivos) capaces de sacar pleno rendimiento de cada euro que tienen, sin embargo los costes de la vida van subiendo, los euros cada vez son menos y los milagros son cosa de santos, con lo que nos encontramos a dos equipos que caminan por la cornisa y que esperemos, por el bien de la ciudad, no caigan por este tipo de problemas.

Problemas de repercusión

En muchas ocasiones el fútbol femenino no goza de la repercusion deseada. Aunque se están dando muchos pasos positivos en este sentido. Por ejemplo, el canal temático Gol TV ofrece cada semana un encuentro de Primera División femenina. Desconozco cuales son las cifras de audiencia, me temo que no muy altas, pero al menos aparece en la pequeña pantalla a nivel nacional, y esto hace que nos encontremos ante un diminuto halo de esperanza para que haya empresarios que decidan invertir en fútbol femenino.

En este campo, y como ex encargado de prensa del CFF Albacete, tengo que reconocer que en Albacete los medios de comunicación siempre han tenido un buen trato con los equipos femeninos de la ciudad, y eso es algo de agradecer y de valorar. Cuando el Fundación ha jugado partidos de play offs ellos han estado junto a ellas, y con el CFF, al menos durante mi época como responsable de prensa, siempre dieron cobertura a todas las notas que les mandábamos, tanto del primer equipo como de la base. Ahora bien, esa repercusión no ha tenido demasiado eco en la sociedad y todavía se sigue echando de menos una mayor presencia de aficionados en las gradas de la Ciudad Deportiva y del campo José Copete.

Problemas de aceptación

Tal vez sea el problema que mejor solución tenga ya que, afortunadamente, en nuestro país cada vez es más común el encontrar a chicas practicando deportes que histórica y erróneamente se han tachado de masculinos, como el balompié. Aún así, todavía no se ha alcanzado la normalidad absoluta y hasta que no se consiga las futbolistas tendrán que soportar al descerebrado (o imbécil, esto lo dejo a elección de cada lector) de turno.

En esta problemática, Albacete tampoco es ajena aunque parece algo menor que en otros puntos de la Península. De hecho, sí que podemos admitir que la ciudad manchega tiene mucho camino recorrido en este aspecto ya que dispone de cuatro equipos en las tres primeras categorías del fútbol femenino español, y eso indica que hay muchas chicas que quieren jugar y que pueden practicar su deporte con normalidad.

Tal vez en Albacete tengamos la certeza de saber que los clubes más representativos son modélicos y envidiables y que con un poquito más de ayuda podríamos disfrutar de dos equipos plagados de jugadoras locales en la máxima categoría.  Confiemos que al menos ambos conjuntos mantengan su línea de trabajo y puedan mantenerse como referencias del deporte local y del fútbol femenino regional.

Share Button