El año del fútbol reggae: La participación de Jamaica en el Mundial de 1998

Selección de Jamaica (www.ferplai.com)

Uno de los Mundiales que más me ha marcado fue el que se celebró en Francia en 1998. El hecho de ser el primero con 32 selecciones hizo que hubiera varios equipos debutantes, entre ellos la exótica selección de Jamaica.

A parte del cuadro reggae, el Mundial de 1998 permitió que otras selecciones pudieran acceder por primera vez a una fase final, como fue el caso de Japón, Croacia, Sudáfrica o la propia Jamaica. Además, volvieron a escena otros equipos que llevaban casi dos décadas sin aparecer, casos de Irán, Túnez o Chile. Por todo ello, aquel campeonato del Mundo quedó muy grabado en mí. Por todo ello y, obviamente, por lo futbolístico aquel fue un gran Mundial. Los Zidane, Ronaldo, Bergkamp o Batistuta nos hicieron pasar grandes tardes. No así la Roja, que haciendo un papel horrible quedó apeada en la primera ronda tras no poder superar la fase de grupos, donde había quedado emparejada con Paraguay, Nigeria y Bulgaria. Aquel campeonato supuso el principio del fin de la era Clemente, un final que llegó meses después tras una sonrojante derrota ante Chipre.

Pero todo eso son datos de un campeonato que tuvo, como digo, un exótico participante: Jamaica. Y digo bien lo de exótico porque creo que muy pocas personas son capaces de vincular esta isla caribeña con el mundo del balompié. A la hora de hablar de Jamaica podemos pensar en sus playas, en sus fiestas, en su música o en fumar determinadas sustancias. Y si hablamos de deporte mencionaremos a sus veloces atletas, probablemente con Usain Bolt a la cabeza. Pero pocas veces hablaríamos de fútbol aunque, sin embargo, Jamaica ha participado en los mismos mundiales que otros equipos de los que se supone una mayor tradición, como por ejemplo China.

El camino que tuvo que recorrer el cuadro reggae para llegar a la cita de Francia no fue ni mucho menos fácil. Para empezar tuvo que superar dos eliminatorias directas, la primera ante Surinam a la que se impuso en los dos choques por un doble 1-0, y la segunda ante Barbados, ganando en Bridgetown 0-1 y en Kingston 2-0. Sin embargo esto solo era el inicio de un largo y duro camino. Lo siguiente eran las semifinales de clasificación para el hexagonal final. Una fase de tres grupos con cuatro equipos en cada uno, de los cuales solo los dos primeros accedían a la final.

Y Jamaica no tuvo la mejor de las suertes en el sorteo. México, Honduras y San Vicente y las Granadinas fueron sus adversarios. El primer partido se jugó en Kingston y ya era a cara de perro, Jamaica se veía las caras con el cuadro hondureño, su gran rival para conseguir billete para la ronda final. Los pupilos de René Simoes golearon a Honduras por 3-0 y dieron un paso de gigante. Tras este choque llegaron tres encuentros consecutivos a domicilio, primero ganaron (1-2) a San Vicente y las Granadinas en Kingstown, cayeron 2-1 en México y lograron un decisivo empate a cero en Tegucigalpa ante Honduras. Una goleada (5-0) ante San Vicente y las Granadinas hizo que los reggaes rozaran su clasificación para el hexagonal final, algo que lograron como primeros de grupo tras ganar (1-0) a México en la última jornada de las semifinales.

Clasificación histórica

La fase final dejó un hexagonal formado por Jamaica, Estados Unidos, México, Costa Rica, El Salvador y Canadá. Tres de estos seis equipos accederían directamente al Campeonato del Mundo. Nuestros protagonistas no comenzaron nada bien. Un empate a cero ante Estados Unidos en territorio jamaicano dio paso a tres choques a domicilio donde los reggaes se alejaron peligrosamente del Mundial. Una derrota por 6-0 en México les bajó del sueño en el que vivían, un pobre empate a cero en Vancouver ante la débil Canadá y una derrota (3-1) en San José ante Costa Rica parecían poner fin a las ilusiones de los de René Simoes. Pero nada más lejos de la realidad. Tras estos partidos, Jamaica disputó tres encuentros como local y ganó todos, relanzando así sus esperanzas. Un 1-0 contra El Salvador puso fin a la mala racha, otro 1-0 ante Canadá alimentó las ilusiones reggaes y un 1-0 ante Costa Rica hizo que el sueño estuviera más vivo que nunca. Un sorprendente empate a uno en Washington ante Estados Unidos permitió a Jamaica dar un paso de gigante para meterse, por primera vez en su historia, en un Mundial. Un 2-2 en San Salvador y un 0-0 en Kingston ante México hicieron el resto. Los reggaes estarían en Francia.

Y el paso de Jamaica por la cita gala no estuvo nada mal. Arrancaron enfrentándose a Croacia en el estadio Félix Bollaert de Lens. Un gol de Stanic adelantó a los balcánicos, pero Robert Earle puso un sorprendente empate a uno al término del primer tiempo. En la segunda parte, Prosinecki y Davor Suker finiquitaron el duelo a favor de los croatas. Su segundo choque tuvo como escenario el imponente Parc des Princes de París y como adversario la todopoderosa Argentina, aspirante al trono Mundial. Un hat trick de Gabriel Batistuta y dos goles de Ariel Burrito Ortega decantaron el duelo en favor de Argentina por un contundente 5-0. Finalmente, en un choque sin trascendencia clasificatoria ya que ambos estaban eliminados, Jamaica y Japón se vieron las caras en el Stade Gerland de Lyon. Dos goles de Theodore Whitmore pusieron en ventaja a los reggaes, aunque el nipón Nakayama metió a su equipo en el partido en el tramo final del mismo. Finalmente, Jamaica consiguió llevarse la victoria que le permitió abandonar la Copa del Mundo en una meritoria vigésimosegunda plaza. Un puesto que se ha convertido en la mejor hazaña futbolística de los jamaicanos en el que fue el año del fútbol reggae.

Share Button