El futuro del ADB Hellín se conocerá en los próximos días

El entrenador-jugador de ADB Hellín Riegos de Levante, Daniel Fernández, se mostró este fin de semana “expectante” ante el futuro, en el sentido de que se tendrá que producir una reunión entre la plantilla y la directiva presidida por Enrique Díaz con el fin de analizar la decisión que se adopta de cara a la próxima temporada.

En principio, antes del 23 de julio el ADB Hellín tendrá que comunicar a la Federación de Baloncesto de Castilla-La Mancha sus planes de futuro, es decir, si sigue en la 1ª División Nacional, como un derecho que se ganó, de manera brillante, en la cancha la pasada temporada, o bien da un paso al lado y reinicia una nueva etapa en Autonómica.

Y es que no han trascendido cifras al respecto, pero todo hace indicar que la pasada y sufrida temporada en todos los sentidos ha vuelto a dejar pérdidas en el seno del ADB, que se suman a las que se vienen arrastrando en el pasado y soportando, de su bolsillo, el presidente de la entidad.

Con independencia de esa reunión en la cumbre, el propio Dani Fernández reveló que, en principio, la predisposición de los jugadores que la pasada temporada vistieron la camiseta del club “es muy buena y positiva” para seguir un año más; es decir, Alejandro de Andrés, Nacho Vidal, Lauri González, Andrés Sánchez, Edu Andújar o Guillermo García. Además, la intención del técnico es que se pueda incorporar algún Júnior, como el caso de Fernando Cano, que pese a su juventud (todavía es un jugador en edad cadete) ya debutó con el primer equipo, junto a algunos jugadores que pudieran llegar de otras ciudades, más o menos cercanas.

El técnico-jugador madrileño reconoció abiertamente los problemas económicos de la entidad, pero sí que recomendó “la necesidad de llevar a cabo algunas incorporaciones” al echar la vista atrás y recordar los “muchos problemas” que ha vivido el equipo en las dos últimas temporadas ante la falta de efectivos.

Así, indicó que “sería ideal mantener el bloque y contar con un par de refuerzos para tener profundidad de banquillo y poder cubrir, con garantías, las exigencias de una temporada tan larga y las ausencias que seguro se producirán. Se trataría de un salto cualitativo y cuantitativo con el que se supone que pasaríamos muchos menos problemas que en estos años anteriores”, indicó, pero reconociendo esos problemas económicos.

Share Button