Canalladas: El milagro corso del Gazélec de Ajaccio

Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor…. Recuerdo que cuando era niño (y no tan niño) me gustaba leer las aventuras de Astérix el Galo ya que me transportaban a un mundo donde los modestos, aquellos que menos tenían, conseguían ganar ante unos romanos que representaban la opulencia y la fuerza… Salvando las distancias con las historias creadas por René Goscinny y Albert Uderzo, esta temporada el curso futbolístico francés se ha visto sorprendido por el Gazélec Football Club de Ajaccio, un equipo de la Isla de Córcega que la próxima temporada jugará en la Ligue 1.

¿Por qué enlazo a este equipo galo con las aventuras de Astérix y Obélix? Porque uno de los clubes más ricos del panorama europeo y permanente aspirante a conquistar Europa, el París Saint Germain, tendrá que visitar el estadio de este equipo, un campo con capacidad para 3.200 espectadores. Creo que ese dato explica la vinculación entre Astérix y este equipo de fútbol. La proeza del GFC Ajaccio es una más en todo el aluvión de sorpresas protagonizadas por equipos muy modestos en diferentes puntos de Europa. Bournemouth, Ingolstadt, Carpi, Frosinone… son algunos de los equipos de los que más pronto que tarde tendré que hablar dada su sorprendente irrupción en las ligas de máximo nivel.

El ascenso del cuadro corso ha supuesto todo un shock para la isla. La pasada temporada el equipo grande de la ciudad, el AC Ajaccio, descendió de la Ligue 1, mientras que el Gazélec ascendió de la Tercera División. Un año después y tras haberse visto las caras en la Ligue 2, el equipo grande de la ciudad ha estado muy cerca de perder la categoría, mientras que el equipo más humilde ha conseguido un histórico ascenso y disfrutará de la experiencia de enfrentarse a París Saint Germain, Olympique de Marsella, Girondins de Burdeos, Olympique de Lyon o Mónaco, entre otros, así como de disputar el derbi corso ante el Bastia.

Fundado en 1960 tras la unificación del FC Ajaccio y el Gazélec, este club curso está muy unido a la empresa local de gas y electricidad, ya que le da nombre a la entidad (Gaz = Gas & Elec: electricidad). A lo largo de estos años, el Gazélec había disputado la Ligue 2 en otras ocasiones, la última hace dos temporadas que culminó con su descenso a la Tercera División. Sin embargo, nunca había optado a subir a la Ligue 1, hasta este año, en el que su fiel hinchada, que sigue manteniendo relación con los trabajadores de la empresa de gas y electricidad, ha podido disfrutar de un ascenso que ha sorprendido a toda Francia. Solamente en la década de los 90 dispuso de una gloria similar a la conseguida este año, cuando disputó eliminatorias coperas ante el Olympique de Marsella de Papin y ante el Mónaco de Arsene Wenger.

Por ahora, el Gazélec se presenta en la Ligue 1 con un presupuesto de unos cinco millones de euros, aunque intentarán alcanzar los diez millones para poder competir con más garantías. Además, deberán ampliar la capacidad y mejorar las instalaciones del estadio Ange Casanova, conocido también como Mezzavia. La idea es que este estadio, construido por los trabajadores de la empresa de gas y electricidad IEG, esa que dio el nombre de “Gazélec”, supere los cinco mil espectadores.

Para afrontar la temporada en la Ligue 1, el Gazélec contará con el entrenador que le ha llevado al éxito, Thierry Laurey. Es aquí donde encontramos otro de los puntos más admirables de este equipo. Hace dos temporadas Laurey era el entrenador cuando el cuadro de Ajaccio descendió a la Tercera División. La Directiva, en contra de lo que suele ocurrir en esos casos, lo mantuvo en el cargo. Y el resto ya es conocido. Dos ascensos consecutivos y el modesto equipo corso va a poder verse las caras con la flor y nata del fútbol francés en el año de la Eurocopa de Francia. Será una aventura épica que yo seguiré con la misma atención con la que degustaba las historietas de Astérix el Galo.

Share Button