Rafael Gordillo y Miguel Ráez Bonete visitan esta tarde el Colegio San Pablo

Estudio - Albacete Basket (Foto: Fito Díaz)

Esta tarde, a las 17:00 horas, Rafael Gordillo y Miguel Ráez Bonete visitarán a los niños pertenecientes a la Escuela Danone en Albacete, que se ubica en el Colegio Público San Pablo (calle Badajoz).

En ella, Rafael Gordillo (miembro de la Asociación de Deportistas para una Infancia Mejor y padrino de excepción de las Escuelas Deportivas Danone), junto con Miguel Ráez (padrino del grupo de baloncesto femenino de la Escuela Deportiva Danone) darán una pequeña charla a los niños y estarán con ellos durante el entrenamiento, para luego firmar o hacerse fotos con quien lo solicite, así como atender a los medios de comunicación que estuvieran presentes.

Las Escuelas Deportivas Danone forman parte del programa de Danone y de ADDIM para ofrecer a los niños la oportunidad de ejercitar hábitos saludables a través del deporte, en este caso del fútbol sala y baloncesto, y de las clases educativas y de apoyo escolar que se les imparten.

En la actualidad existen 17 Escuelas, ubicadas en diferentes ciudades de España, que gestiona la Asociación de Deportistas para una Infancia Mejor (ADDIM), cada una de ellas cuenta con un padrino, futbolista de élite, como Pep Guardiola, Guti, Aguilera, Capi, César Sánchez, Forlán, Fernando Hierro, Vicente del Bosque, Quini, etc.

Este programa, con dimensión a nivel nacional, comenzó su andadura en el curso escolar 2004/2005, con la implantación de 4 Escuelas en Alcorcón (Madrid), Sevilla, Cáceres y Barcelona, ampliándose a 17 en el curso 2005/2006 hasta el presente curso. En este curso son beneficiarios directos de las Escuelas 912 niños y niñas de 6 a 12 años.

Danone, que cuenta con una larga trayectoria de apoyo en educación y nutrición de la infancia, considera necesario prestar atención a los niños desde un punto de vista integral y poner a su alcance los medios necesarios para desarrollarse como personas. Por ello, los valores que se intentan transmitir con este programa son el entusiasmo, la honestidad, la convivencia y el juego limpio, además de hábitos de higiene y salud y respeto por el medio ambiente.

Las actividades se programan a lo largo de la semana para culminar cada fin de semana con una competición con niños de otros barrios que se convierte en un elemento importante para favorecer la interrelación entre los niños y niñas. Además, la competición ayuda a asumir valores y normas importantes como el respeto por el contrario, el cumplimiento de las reglas del juego y el respeto por los jueces de la competición.

Pero el programa no solo se queda en los aspectos deportivos, sino que incluye también una estrecha colaboración con los responsables de los centros para realizar el seguimiento de los niños y niñas, así como un programa psicosocial destinado a valorar todos los aspectos relacionados con los menores.

Share Button