Guillermo García López pierde la final de Bucarest

No pudo ser. Guillermo García López se quedó a las puertas del título en el Trofeo BRC Nastase Tiriac Trophy de Bucarest, tras perder la final ante el jugador checo Lukas Rosol, por 6-3 y 6-2, en poco más de una hora de partido. Esta es su segunda derrota (la anterior fue en Eastbourne) en las cuatro finales ATP que el rodense ha disputado a lo largo de su carrera deportiva. Las otras dos finales se saldaron con victorias, en la tierra de Kithbuhel en 2009 y en la pista rápida de Bangkok, en 2010. 

Guillermo García López disputó el partido con fiebre y con un cansancio acumulado de días anteriores, pues todos sus partidos se fueron a tres sets. En cualquier caso, Rosol se mostró superior al albaceteño, quien a pesar de comenzar el partido de manera ilusionante, con break inicial, poco a poco fue perdiendo gas y no tuvo opciones de victoria en ningún momento. Aunque sólo consiguió dos aces, el checo sacó mucho mejor que el albaceteño, que sólo hizo uno y cometió tres doble faltas. 

Sin duda, la clave del partido fue el octavo juego del primer set, con 4-3 para el checo. Guillermo dispuso de 40-15 y terminó cediendo su servicio. Rosol enlazó siete juegos consecutivos, del 3-3 en el primer set se pasó a 6-3 y 4-0. Poco después, Rosol finiquitó la contienda adjudicándose su primer torneo ATP. El mejor resultado hasta ahora había sido su victoria ante Rafa Nadal en el pasado Wimbledon.

La ceremonia de entrega de premios contó con la presencia del mejor tenista rumano de todos los tiempos, Ilie Nastase, y también de su mejor gimnasta, Nadia Comaneci, heroína de los juegos de Montreal, donde con sólo 14 años consiguió el primer 10 de la historia de la gimnasia en un ejercicio de barras asimétricas. En su discurso como finalista, Guillermo García López felicitó a su rival en la final y aseguró que había sido una gran semana para él, lamentando no haber podido rendir a su nivel. Por su parte, un emocionadísimo Lukas Rosol, que perdió a su padre hace escasos diez días, apenas pudo articular palabra, rompiendo a llorar varias veces en el transcurso de su intervención. 

García López recupera su mejor tenis, por Juan Carrizo 

Share Button