Canalladas: ¿Hacia dónde camina el periodismo deportivo español?

Fundación Nexus Albacete - Athletic Club Bilbao

El pasado viernes diferentes medios de comunicación de ámbito nacional se hacían eco del escaso interés que había mostrado la prensa vasca al no acudir a cubrir la rueda de prensa que Joseba Agirre, entrenador del Athletic Club femenino, tenía previsto dar en la víspera del trascendental choque que su equipo tenía que jugar ante el Atlético de Madrid al día siguiente.

Que el conjunto vasco esté muy cerca de proclamarse campeón de la Primera División Femenina tendría que haber sido motivo suficiente para que la prensa acudiera a cubrir dicho acto. Pero nadie fue y Agirre tuvo que cancelar su comparecencia ante los medios. Y fue entonces cuando el Athletic Club utilizó su twitter oficial para comunicar la suspensión de la rueda de prensa para escarnio de la profesión. A partir de ese momento las redes sociales se llenaron de mensajes contra los periodistas a quienes se acusó de machistas y de poco profesionales. Mensajes tipo “se habían ido todos a Milán”, “estarán mirando el periscope de Piqué” o “nos dicen que no vende y que no interesa”. En fin, la reacción típica y simple de una problemática más profunda.

Lo primero que debemos preguntarnos es: ¿Son machistas los medios? La respuesta no está clara. A bote pronto yo no los considero culpables de ese delito. Al menos no a todos. Es cierto que el deporte femenino tiene mucho menos eco que el masculino en los medios de comunicación, pero sí que tiene más cabida que hace diez años. Si miramos los datos, Eurosport quedó bastante satisfecho con la cuota de pantalla obtenida en la emisión del pasado Mundial de Fútbol Femenino. Del mismo modo que las televisiones han comenzado a mostrar interés llegando incluso a retransmitir encuentros ligueros en directo. Sí que es cierto que en muchos medios, la mayoría, no se le da al deporte femenino la repercusión que merece, pero acusarles de machistas es un poco excesivo.

Si aceptamos esa premisa, ¿por qué no fue nadie a la rueda de prensa de Joseba Agirre? En este caso creo que las razones son variadas. La principal es que las redacciones se están desangrando. Cada vez hay menos ingresos y eso provoca que haya menos periodistas a pesar de que haya algunos que se empeñen en destacar que estamos en la “edad de oro del periodismo deportivo español”. Los medios cierran, las plantillas menguan y eso acaba repercutiendo en la calidad de las informaciones. Los periodistas que trabajan tienen que hacer el trabajo que antes hacían dos o tres personas y, como es lógico, no llegan a todas partes. Llegados a este punto, los medios deben escoger la información que quieren publicar y entonces dedican sus esfuerzos a contenidos que les genere grandes audiencias. Y eso, en España, pasa por ignorar el deporte minoritario.

Pero no solo los medios y los periodistas tienen la culpa. También nosotros, los lectores, tenemos nuestra responsabilidad. Nos hemos acostumbrado a consumir contenidos gratuitos y exigimos calidad, y cuando nuestras expectativas son subvertidas acudimos a la red social de turno y mostramos nuestro enfado a pesar de no pagar por la información ni contribuir con dinero a la mejora del medio en cuestión.

Sin embargo, sí que creo que existe una pequeña esperanza, y esa esperanza es Albacete. Aquí compiten varios equipos femeninos (Fundación Nexus, CFF Albacete, CD Al-Basit…) y los medios de comunicación les dan mucha cobertura. Los medios de pago y los digitales siempre tienen un hueco para estos equipos y demuestran que todos los clubes pueden tener voz. Y no es algo actual. Durante mis años como jefe de prensa del CFF Albacete ya teníamos una cobertura envidiable. Ahora ya solo espero que Albacete no siga el camino abierto por los medios en Bilbao.

Postdata: En relación a la situación del periodismo deportivo, os dejo aquí este artículo de Miguel Ángel Bolaños en su blog Reino de Taifa.

Share Button