¡Hagámoslo con dignidad!

Vaya por delante que soy aficionado del Real Madrid hasta la médula, que es el club de mis amores. Por ello, no es fácil escribir esto, pero la indignación, muchas veces, sobrepasa cualquier tipo de sentimientos. Así, estas líneas son bastante dolorosas, pero son una forma de expresar mi indignación. ¿Se puede consentir que un club como el madridista, sin lugar a dudas el mejor de la historia, lleve 200-101  sin ganar una Copa del Rey desde 1993? ¿O lo que es peor, que te eliminen de esta forma y borren de un plumazo el megaproyecto de Florentino Pérez?

Cualquier equipo puede ser eliminado de la Copa del Rey. Pero hay muchas formas de eliminación. La del Real Madrid no tiene nombre. No sólo ha sido eliminado, sino que ha sido vapuleado, ridiculizado, avergonzado… por un equipo de menor entidad e inferior categoría (con todos mis respetos hacia el Alcorcón).

Los chicos entrenados por Anquela han inflingido a los madridistas una lección de humildad. Trabajo y sacrificio en partes iguales para echar por tierra uno de los pilares del proyecto blanco. Si se hablaba de triplete, ya puede dejar de hacerse. El Alcorcón ha puesto al Real Madrid a la altura del betún.

Todo han sido equivocaciones en esta eliminatoria. En el partido de ida no salió nada bien. Acabó en goleada y con una supuesta bronca entre Guti y Pellegrini que ellos mismos insisten en negar. Lo cierto es que el futbolista, desde entonces, no ha vuelto a entrar en una convocatoria. Y los 220-801  errores siguen. No entiendo como, si tienes que remontar un 4-0 en contra, puedes dejar fuera de la lista de convocados a jugadores como Benzema o Xabi Alonso. O lo que es peor, salir con dos pivotes defensivos como Mammadou Diarra y Fernando Gago en el estadio Santiago Bernabéu. Incluso, rizando más el rizo, es incomprensible (a la vez que lamentable) que nadie del Real Madrid supiera que Sergio Ramos podía jugar ese encuentro, ya que el Comité de Competición aún no se había reunido y, por lo tanto, no habían decidido el castigo por su expulsión en el Vicente Calderón.

Al final, solamente nos queda una ridícula eliminación, que últimamente está sucediendo con asiduidad. Desde nuestra última Copa del Rey conquistada, equipos como el Toledo, el Alavés o el Alcorcón han dado al traste con las esperanzas de los aficionados madridistas.

Hoy en día cualquier equipo te puede sorprender y ganar, ya que una gran plantilla no te garantiza el éxito. Pero hay muchas formas de perder. ¡Al menos, hagámoslo con dignidad!

Share Button