Jugadores veteranos, aunque sobradamente preparados

Ryan Giggs (Foto: myzon.files.wordpress.com)

Uno de los tópicos más escuchados y más injustos en el fútbol es ese que dice que a partir de los treinta años un futbolista inicia la cuesta abajo de su carrera, un camino que le llevará, irremediablemente, a colgar las botas.

Sin embargo, no siempre es así, por lo que hoy pretendo homenajear a esos veteranos aunque sobradamente preparados.

A la hora de hablar de veteranos ilustres de nuestro fútbol nos tenemos que acordar, irremediablemente, del ex internacional español Donato Gama Da Silva, quien disputó partidos de la Liga hasta los 41 años. Lo curioso de este caso fue el continuo reinventar del futbolista hispano-brasileño, quien a pesar de haber sido un gran mediocentro en los últimos años de su carrera actuaba como defensa central e, incluso, ocasionalmente como lateral. Y eso sí, hasta el final de su etapa como futbolista Donato fue titular en el Deportivo de la Coruña, que por aquel entonces todavia seguía siendo Super por lo que su hazaña cobra aún más valor.

Otro veterano muy querido por la afición española es el ex futbolista del Villarreal Marcos Senna, quién a sus 38 primaveras juega en el New York Cosmos de la Major League Soccer de Estados Unidos. Un hombre todoterreno que alcanzó la fama y se convirtió en internacional en los últimos años de su carrera. Pieza clave en la selección que bajo la batuta de Luis Aragonés conquistó la Eurocopa de 2008, fue una de las más destacadas ausencias en el Campeonato del Mundo de Sudáfrica. Su mejor virtud fue, sin lugar a dudas, su gran capacidad de trabajo. Su limitada capacidad técnica (en comparación con los Xavi, Iniesta, Xabi Alonso…) la compensó con un derroche físico que la hinchada española supo apreciar. Y se ganó el cariño con sus apariciones ante las cámaras, donde se mostró como una persona simpática y afable que caló en el corazón de los españoles, especialmente tras aquella memorable cita de 2008.

Otra prueba de jugador veterano que continúa dando coletazos la encontramos en la Premier League y no es otro que el incombustible Ryan Giggs, quien en noviembre cumplirá 41 años. El único jugador que, hasta el momento, ha participado en todas las ediciones de la Premier League (fundada en 1992) milita en el Manchester United y se ha convertido en todo un emblema para la entidad de Old Trafford. De hecho, uno ya no sabe si fue antes el hombre o el club. Sea como fuere, el futbolista galés, al igual que el buen vino, ha ido mejorando con el pasar de los años y a pesar de su edad sigue contando con una alta participación en su equipo. Sin ir más lejos, David Moyes confió en él como titular en el choque de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich. Y es que, a pesar de lo que diga su carnet de identidad, el jugador británico continúa siendo una garantía. Por eso no se ha ido. Por eso en Manchester quieren que siga y, tras la destitución de Moyes, se ha hecho cargo del banquillo hasta final de temporada.

Para el final me he dejado el caso que más me ha sorprendido y que, a la vez, es el más desconocido. El extraordinario caso de Kevin Poole, que milita en un equipo de la League Two (equivalente a la Tercera División española) a pesar de contar con cincuenta años. La historia de este guardameta la iniciamos a principios de la década de los ochenta, cuando el Aston Villa lo incorpora al primer equipo. Y no es algo baladí. En aquel entonces los villanos eran un poderoso conjunto que en 1982 y con nuestro protagonista como parte del plantel consiguió ganar la Copa de Europa y la Supercopa europea. El arquero debutó en la Primera División inglesa, y luego en la Premier League. Aston Villa, Middlesbrough, Leicester City o Bolton fueron algunos de sus equipos antes de que decidiera retirarse del fútbol del máximo nivel. Retrocedió hasta la Championship, donde militó en el Derby County, y luego aterrizó en las categorias amateurs, concretamente en el Burton Albion. Allí dio los últimos coletazos de su carrera. O eso pensaba. Tras colgar las botas se convirtió en el preparador de porteros de su equipo. Sin embargo, el destino le tenía guardada otra sorpresa. Una serie de infortunios de los porteros del primer equipo hicieron que, con casi cincuenta años, tuviera que hacerse ficha para ser el guardameta suplente en algunos partidos de su club. Situación que se ha repetido este año, cuando el arquero cuenta con cincuenta y esto ha hecho que sea considerado como el jugador más longevo en la historia del fútbol. Probablemente el caso más evidente de jugador veterano aunque sobradamente preparado.

Share Button