Julián Simón prepara en Albacete la próxima cita del Mundial de Moto2

Julián Simón en Albacete (Foto: Negami)

Aquellos que piensan que entre una cita del Campeonato del Mundo y la siguiente un piloto tiene diez días de descanso no pueden estar más equivocados. Lo hemos comprobado este fin de semana, posterior al GP de Francia y previo al GP de Italia, con uno de los nuestros, con el manchego Julián Simón, que el sábado entrenó en Supermotard y el domingo se vino al Circuito de Albacete para entrenar y no perder ritmo.

El propio Julián Simón nos indicó que “me han hecho un hueco en un curso de pilotaje y había que aprovecharlo. Este es mi circuito, el de casa, y no encuentro más que facilidades para entrenar siempre que se puede. El objetivo no es otro que rodar durante 35-40 minutos sin parar como si fuera una carrera, para así tener ritmo y mantener la concentración”.

En este sentido el piloto del Club Motor Circuito de Albacete explica que “desde que te bajas de la moto en una carrera hasta que vuelves a subirte en la siguiente pasan muchos días y hay que tener en cuenta que en un Mundial se va muy deprisa desde la primera sesión del viernes y hay que estar preparado tanto física como mentalmente”.

El campeón de 125cc en 2009, que vive su séptima temporada en Moto2, ha comenzado con altibajos este 2016 del que se han disputado ya cinco carreras. En su segundo año en el QMMF Racing Team. Julián suma siete puntos, fruto de un noveno puesto en el Gran Premio de las Américas, habiendo acabado ‘antes de tiempo’ tanto en Catar como en la última cita de Francia. “Cuando te vas de un circuito con una caída como me pasó en Le Mans –comenta- estás deseando que llegue la siguiente prueba cuanto antes. Fue una pena porque durante todo el fin de semana había tenido buen ritmo en carrera y los tiempos nos situaban a menos de un segundo de la cabeza, lo cual nos hacía albergar esperanzas de una buena clasificación, pero todo se fue al traste en la séptima vuelta”.

Para sus seguidores, que en la región se cuentan por cientos, Julián añadió que “vamos poco a poco a mejor. Sabemos que el trabajo da sus frutos y es lo único que hacemos: trabajar muy duro porque estamos convencidos de que los resultados van a llegar”.

Antes del regreso a casa, Julián tuvo un rato para el encuentro con un viejo rival y amigo como Miguel Ángel ‘Mono’ Giménez que recordó aquellas durísimas pugnas en los campeonatos regionales en los que con apenas 14 años ambos luchaban por cada carrera desde la primera hasta la última vuelta.

Share Button