La paciencia tiene un ¿límite?

Ettore Messina

El Real Madrid fichó la temporada pasada a Ettore Messina como entrenador para su sección de baloncesto. La apuesta era clara: volver a ser un grande de Europa. El italiano llegaba con la vitola de ser uno de los mejores entrenadores del mundo, tras ganar dos Euroligas en cuatro años con el CSKA de Moscú.

Apenas una temporada y poco más después, los números hablan por sí solos. El año pasado no se consiguió ningún título, tras formar un buen equipo a base de talonario. Para esta temporada, la inversión también ha sido millonaria. Los fichajes de Sergio Rodríguez, Carlos Suárez, Clay Tucker o D’or Fisher no han cambiado la cara de un Real Madrid que sigue a la deriva. Capaz de lo mejor y de lo peor, el conjunto blanco no encuentra el rumbo a seguir.

En 13 partidos, el Real Madrid ha perdido cuatro (uno en Supercopa, uno en ACB y dos en Euroliga). Pero lo que es peor, es que algunas de esas derrotas han sido muy llamativas. En la ACB sucumbió ante el Meridiano Alicante, que aún no conocía la victoria en la temporada. Y la última de la Euroliga ha sido para echarse las manos a la cabeza, ante la cenicienta del grupo, el Spirou Charleroi, y por un marcador catastrófico (64-49).

Ettore Messina no es capaz de enderezar el rumbo. No encuentra la tecla necesaria para hacer un Real Madrid temible, que era para lo que se le contrató. El equipo está gris, bajo de ánimos. Aún así, desde el club siguen confiando ciegamente en Messina, ya que parece que la paciencia de los dirigentes no tiene límites, a pesar de que habría que ponerle algunos, sobre todo para no volver a hacer el ridículo esta temporada.

Share Button