La Torrecica: el fútbol como método para la reinserción

Isaac Serrano

El fútbol es un estado de ánimo”, dijo una vez Jorge Valdano. Y la mejor muestra de ello es la sensación que da ver cómo un grupo de personas disfrutan del deporte rey, a pesar de que las condiciones para ello no son las más idóneas. Privados de su libertad, los reclusos del Centro Penitenciario de La Torrecica ven en este deporte un método de reinserción, a través de un proyecto, pionero en nuestra región, creado entre la Real Federación Española de Fútbol e Instituciones Penitenciarias.

Dicho proyecto, que comenzó en junio, consta de un Curso de Monitor de Fútbol Base de 65 horas de duración, en el que se imparten hasta nueve asignaturas (técnica, táctica, preparación física, medicina…).

Y para dirigir esta iniciativa está Isaac Jiménez Serrano, un técnico albaceteño que ha entrenado a equipos como el Belmonte, el Atlético Jareño o La Gineta, aparte de ser segundo entrenador del Albacete Balompié en las temporadas 1996-97 y 97-98, en la época de Mariano García Remón, Javier Val y Luis Sánchez Duque. Además, ha sido ex jugador de conjuntos como el Albacete Balompié, el Real Madrid Castilla o el Lorca.

El Curso de Monitor de Fútbol Base finalizará el próximo 22 de septiembre. Antes de eso, EL PUEBLO pasó un día conociendo la labor que Isaac realiza en La Torrecica.

Historia de una visita

Eran las 10.00 horas de una mañana calurosa cuando Isaac nos recibió en la puerta de entrada. Queríamos ver su labor y, de paso, dar a conocer este proyecto que, como decíamos, es pionero en la región, aunque ya lleva algún tiempo realizándose en varios centros de Andalucía.

“Tenéis la misma cara que yo el primer día que entré aquí”, decía Isaac entre risas. Y es que hay que reconocer que la primera visita a una cárcel impresiona, y mucho.

En el interior, los reclusos aguardaban el momento de salir al patio, ya que ese día tocaba partidos de fútbol sala, en una Liga que han creado los propios internos que participan en el Curso de Monitor de Fútbol Base. Tras pasar por los distintos corredores hacia el patio, pudimos comprobar la buena aceptación de esta iniciativa entre los presos, ya que un gran número de ellos estaban preparados para jugar.

Les habíamos roto la rutina diaria, les habíamos sacado de su monotonía, por lo que fueron sintiendo curiosidad por nuestra labor.

En La Torrecica hay tantas historias como reclusos. En el partio, unos solamente querían jugar al fútbol sala, otros reclamaban insistentemente el objetivo de la cámara fotográfica y otros charlaban de manera amistosa con nosotros.

Uno de ellos era Josué, considerado como el periodista de la prisión. En apenas un minuto de charla, Josué salió corriendo y volvió con la revista que él (con la ayuda de algunos reclusos y editada por la Diputación de Albacete) publica dentro de la cárcel. Orgulloso, este interno mostraba el primer número de su revista y nos comentaba que, cuando saliese, quería estudiar Telecomunicaciones.

Poco a poco íbamos ganándonos la confianza de los internos, que seguían inmersos en la disputa de los encuentros de fútbol sala, bajo la dirección de Isaac, que intentaba poner en práctica las lecciones que les daba en el Curso de Monitor.

Así conocíamos a Francisco Javier, un recluso que en vez de participar en los partidos de fútbol sala prefería dirigir a sus compañeros desde la banda. Es, sin ninguna duda, el alumno más aventajado de Isaac.

Otro recluso, otra historia. Juan Ricardo nos hablaba de sus sensaciones sobre este proyecto. “Todo esto es interesante porque cada vez se apunta más gente. Salimos a jugar al fútbol para entretenernos un rato”, indicaba.

Nuestro tiempo llegaba a su fin. La mañana había servido para conocer de primera mano una labor pionera en la región, desconocida para muchos, pero de gran valor para los reclusos.

Para ellos, el fútbol puede ser una puerta abierta para la reinserción una vez que cumplan sus respectivas condenas. O simplemente una forma de entretenimiento, fomentando valores como la deportividad, el trabajo en grupo, la solidaridad o el respeto a los demás.

Cuando nos despedíamos, Isaac nos comentó: “Les habéis dado la vida a los presos”. Nada más lejos de la realidad. El fútbol no es solamente lo que practican Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Hay otras muchas facetas que pasan desapercibidas para el público en general, ya que no aparecen en las televisiones ni en las portadas de los grandes diarios. Utilizar el fútbol como método de reinserción es una iniciativa sensacional que se lleva a cabo en el Centro Penitenciario de La Torrecica.

Con estas líneas simplemente se pretende aportar un granito de arena para que proyectos como este sean conocidos en Albacete. Y si de paso sirve para que los reclusos rompan su rutina diaria y disfruten, pues bienvenido sea.

Share Button