Los aspectos económicos contradictorios del Circuito de Albacete

Imagen general del Circuito de Albacete

COMUNICADO: Los trabajadores despedidos del Circuito de Velocidad de Albacete queremos informar a los medios de comunicación de los aspectos económicos contradictorios que llevaron a su despido así como del estado actual de todos los procedimientos llevados a cabo a lo largo de este año.

El día 27 de noviembre de 2012 se nos comunicó el despido a 5 de los 9 trabajadores del Circuito de Velocidad de Albacete, todos ellos con una antigüedad laboral media de 20 años. Todo esto se plantea sin comunicación alguna a la Representación Sindical, ni la intención de negociar con los despedidos ningún otro plan de salida como se había ido haciendo en otros Consorcios o Instituciones dependientes, tanto del Excmo. Ayuntamiento como de la Excma. Diputación Provincial de Albacete. Desde ese instante la Representante Sindical del Sindicato CSIF, que actualmente todavía sigue en su puesto de trabajo, ha estado recibiendo trato vejatorio y acoso laboral por defender lo que su cargo le obliga, por su apoyo y defensa a los trabajadores.

El problema económico al que se alude en la carta de despido no se entiende por varios motivos, entre otros y principalmente:

  1. Varios meses antes de la comunicación de los despidos, la propia alcaldesa de Albacete y Presidenta del Consorcio del Circuito de Velocidad había firmado con la empresa DORNA WORDWIDE, S.L. y con la Real Federación Española de Motociclismo la renovación de un contrato por cinco años para la realización de una prueba de un único día denominada European Championship Albacete, que no se celebra en ningún otro circuito de España ni de Europa, porque genera muchos gastos y no tiene repercusión ni genera ingresos. Este evento ha generado estos últimos años una pérdida media de más de 400.000 euros anuales, cantidad que figura en la partida de Gasto del Presupuesto que el Consorcio ha de publicar anualmente (2.000.000 de euros en los cinco años de contrato).
  2. Otra contradicción a los despidos es que a los dos meses de los mismos se nos informa que se ha contratado a otras personas para la realización del trabajo que los despedidos desempeñábamos, cuando en la carta de despido se hacía constar que iba a ser realizado por los empleados que restaban en el Consorcio. Por ello no encontramos el supuesto ahorro económico que se anunciaba.
  3. El Juzgado de lo Social le ha dado la razón a la empresa en primera instancia, pero hemos recurrido, y aunque respetamos la Sentencia, no la compartimos en absoluto, y llegaremos hasta el Tribunal Supremo si es necesario.
  4. Otro aspecto que hay que dejar claro por ser “motivo económico” es que los salarios del Sr. Andrés Sánchez Marín y del Sr. Antonio Martínez Ramírez, gerente y jefe de administración respectivamente, siempre han superado el 50% del total del capítulo de Sueldos y Salarios de un total de nueve trabajadores. Llegando a percibir anualmente algo más de 145.000 euros el Gerente y de 78.000 euros el Jefe de Administración.
  5. La Auditoría encargada por la propia Diputación Provincial de Albacete sobre la gestión económica del Circuito de Velocidad ya informa en un amplio dossier sobre muchas “irregularidades” en dicha gestión, algunas de ellas pudieran ser constitutivas de delito. Estas evidencias nos llevan a pensar que el problema económico de esta instalación viene por la pésima gestión realizada a lo largo de estos años por el Gerente y el Jefe de Administración y no por el trabajo realizado por los cinco empleados despedidos.

De hecho, pusimos los hechos en conocimiento de la Fiscalía Provincial de Albacete, y por parte del Fiscal se ordenó remitir las actuaciones al Juzgado de Instrucción nº 1 de Albacete, el cual ha incoado diligencias previas por entender que los hechos pudieran ser constitutivos de delitos de prevaricación, tráfico de influencias y malversación de caudales públicos, acordando citar como imputados el día 16 de enero de 2014 al Gerente del Circuito, Andrés Sánchez Marín, y al Jefe de Administración, Antonio Eugenio Martínez Ramírez.

Hemos solicitado a los responsables políticos del Ayuntamiento y Diputación de Albacete el cese de dichas personas porque entendemos que no pueden seguir ni un minuto más en sus puestos, no solo por una cuestión legal, sino por “higiene democrática”.

También queremos pedir a las Administraciones rectoras del Circuito que se personen como acusación en el procedimiento y que se depuren todas las responsabilidades a que hubiera lugar.

Si no se hace así, y se sigue apoyando a esas personas, los responsables políticos serán también responsables de lo que digan los Jueces.

Por último, queremos denunciar la “pasividad” con la cual está trabajando la Inspección de Trabajo de Albacete, ya que a día de hoy no hemos recibido respuesta a múltiples escritos presentados en esa Inspección, donde denunciábamos la supuesta contratación no regulada de personas y empresas para desempeñar las tareas o trabajos que realizábamos los ahora despedidos, así como otras múltiples ilegalidades.

Llevamos denunciando irregularidades a través de nuestra representación sindical desde el año 2010, y no sólo no se nos ha hecho caso, sino que estamos en la calle, y ahora que hemos tenido conocimiento, a raíz de la documentación solicitada en el Juicio de despido, de los presuntos delitos, los denunciamos ante el Juzgado y ante la lo opinión pública, y no pararemos hasta que se esclarezcan los hechos y se sancione a todos los responsables.

Por todo ello queremos informar a la gente de Albacete de la grave e injusta situación en la que nos encontramos sin merecerla, después de más de veinte años de trabajo, considerándonos víctimas de la presunta actuación delictiva de los responsables del Circuito de Velocidad, que a pesar de ello, siguen conservando sus puestos de trabajo, mientras que nosotros estamos en la calle. Esperamos que se nos escuche y se nos readmita a nuestro puesto de trabajo al que tenemos derecho.

LOS TRABAJADORES DESPEDIDOS

Share Button