Manolo Jiménez, un técnico cuestionado

Una gran parte de la afición sevillista está en contra de Manolo Jiménez, algo que sigo sin entender. De esta forma, no me extraña nada que el técnico decida marcharse a final de temporada. Y si no se va, lo echarán (me atrevo a decir que Gregorio Manzano será su sustituto).

El Sevilla se ha clasificado para la final de la Copa del Rey, por lo que tiene la oportunidad de ganar un título esta temporada. En Liga, el equipo va cuarto, pero metido de lleno en la lucha por la tercera plaza, objetivo máximo al que aspiran todos los equipos de la competición, ya que Real Madrid y Barcelona están un escalón por encima del resto. Y el equipo de Jiménez, con números mejores incluso que los de la etapa de Juande Ramos. Y en la Champions, los hispalenses han caído en octavos de final. Cierto es que han sido eliminados por un equipo, a priori, de inferior potencial (sobre el campo, el CSKA ha sido superior).

Pero, ¿qué esperaban en Sevilla, ganar la Champions? Sinceramente, al Sevilla aún le falta crecer más para luchar con los mejores equipos del continente.

En definitiva, con el equipo en la final de la Copa, cuarto en Liga y peleando por la tercera plaza, y después de jugar los octavos de final de la Champions… ¿cómo es posible que Manolo Jiménez sea cuestionado? Soñar es libre pero, siendo sensatos, ¿qué más puede hacer este técnico en el banquillo sevillista?

Share Button