Manolo Preciado, descanse en paz

Manolo Preciado

¿Se puede salir adelante tras perder, en una década, a tu mujer, a tu hijo pequeño y a tu padre? Manolo Preciado demostró que sí. Ya lo dijo él en una entrevista: “La vida me ha golpeado fuerte. Podría haberme hecho vulnerable y acabar pegándome un tiro, o podría mirar al cielo y crecer. Prefiero la segunda opción”. Hoy, Manolo Preciado ha fallecido, a sus 54 años, debido a un infarto, un día después de confirmar su fichaje por el Villarreal.

Capaz de lograr hasta cinco ascensos durante su carrera como entrenador, la tragedia siempre acompañó al técnico cántabro. Su mujer falleció en 2002 debido a un cáncer, su hijo pequeño solamente dos años después, en un accidente de tráfico, y hace poco más de un año murió su padre por un atropello. Pese a todo, Preciado siempre salió a flote. Demostró que su capacidad para seguir adelante no tenía límites.

Sin pelos en la lengua, Preciado siempre ha dejado huella por donde ha pasado. Unas horas después de su fallecimiento, las condolencias del mundo del fútbol son infinitas. La vida ha sido trágica con él. Por eso, lo recordaremos con más fuerza. Descanse en paz.

Share Button