O Rei

Pelé

Dentro de unos pocos meses se celebra el Mundial de Fútbol, seguramente el mayor acontecimiento deportivo que se pueda celebrar, en Brasil, cuna del fútbol, nada más y nada menos.

El Albatros se volverá loco y probablemente discuta con su mujer por la pasión desatada en estas tres semanas de borrachera futbolística. Pero hoy no vengo a hablar del Mundial, esto ya tocará más adelante.

En Brasil vivió y se convirtió en leyenda Edson Arantes Do Nascimento, mundialmente conocido como Pelé, el mejor jugador de la historia, para muchos. Yo no diría tanto, pero un referente que cambió el fútbol para siempre.

Os voy a contar un secreto, una de las primeras películas que pude ver en video (hablamos de los lejanos 80), en Beta, creo, fue Evasión o victoria, sí hombre, esa en la que Sylvester Stallone hacía de portero contra los nazis. La película es un clásico que toda mi generación vio. En ella, el fichaje estrella de los aliados en su mítico partido contra Alemania era Pelé, precisamente, que marcaba una chilena antológica con un brazo en cabestrillo. Yo no conocía mucho al tal Pelé, por aquel entonces, debía contar no más de 15 años. Al poco tiempo pude ver más videos y leer sobre él, el jugador espectáculo. Nunca salió de Brasil, siempre en el Santos, goleador insaciable, La Perla Negra, O Rei, El Rey del Fútbol, los adjetivos y calificativos se agotaron en los años 60 y principios de los 70.

Pelé llevó a Brasil a conquistar tres Copas del Mundo. La primera en 1958 en Suecia, donde apenas contaba 17 primaveras. La segunda en Chile en 1962, aunque en esta apenas participó al lesionarse en el primer partido. Finalmente conquistó con la Canarinha el Mundial de México 1970, donde elevaron el fútbol, los brasileños digo, a arte. Ganaron aplastando a sus rivales, algo así como el Barça del añorado Guardiola. En la final, 4-1 a una de las mejores Italia de la historia.

Dije antes que Pelé cambió el fútbol, porque llegó con la tele en color, por aportar belleza al juego, determinación y valentía. Inventó jugadas como el disparo desde el medio del campo o el regate sin balón al portero, que curiosamente no fueron gol en el Mundial. Otros inventaron rabonas y panenkas más tarde, cada cual tiene su mérito. O Rei fue un líder al estilo Jordan, matador de un equipo de estrellas, que compartió gloria con Baba, Garrincha o Ribelino. Sus goles en ese Mundial de México, consagrado ya anteriormente como mejor jugador del planeta, son el primer recuerdo de la televisión en color, de ese Brasil dorado, que la verdad sea dicha, no quedaba igual de bien en blanco y negro.

Espero que este grande del fútbol mundial sufra a nuestra Roja en junio y que entregue la Copa del Mundo a Iker Casillas, muchos deseos para que la Roja vengue la afrenta del año pasado en la Confederaciones… vaya, dije que iba a hablar de Pelé y ya estoy otra vez con el Mundial, que es que se me mete por las venas.

Bueno, que se podrían llenar páginas con Pelé, que no creo que sea el mejor pero sí el más importante, junto con Maradona, porque ambos aglutinaron a las masas como nadie ha hecho, un saludo O Rei, nos vemos en Brasil.

Share Button