Odriozola se aferra a su cargo

No piensa dimitir. José María Odriozola, presidente de la Federación Española de Atletismo, ha anunciado en rueda de prensa que permanecerá en el cargo, a pesar de que el escándalo de la ‘Operación Galgo’ le ha estallado prácticamente en sus narices. Se considera una víctima, según él mismo ha indicado. Pero no ha sabido ver lo que tenía delante de sus ojos, en su propia casa. Sin embargo, Odriozola prefiere seguir en el cargo (estará bien pagado, me imagino).

Independientemente de quienes sean los culpables de esta trama, de quién se ha dopado y quién no, de quién ha traficado con sustancias ilegales o no… lo cierto es que el presidente de la Federación Española de Atletismo no puede lavarse las manos de esta manera. Toda esta trama se ha fraguado delante de sus narices y eso no puede (ni debe) quedar impune. Odriozola no ha sabido atajar el problema. Por mucho que alardee de sus continuos esfuerzos en la lucha contra el dopaje (atacando en sus declaraciones a algunos de los implicados), está claro que algo ha salido mal. Que no lo ha evitado. Que no ha visto la paja en su propio ojo. El mundo del atletismo está ahora salpicado de doping y toda esa mierda también le incumbe a él, ya que es el máximo responsable de este deporte en España.

Y por eso, porque es el responsable de que todo funcione bien, debe dimitir, ya que, a la vista está, hay algo que no ha funcionado. Se está muy a gusto en el sillón presidencial, pero desde ese cargo no ha sido eficaz en su lucha contra el dopaje. Así que, de víctima nada.

Share Button