Opinión: 30 años de FFCM, una Federación anquilosada

Juan Pablo Trujillo

El 7 de 12 de 1985 quedaba constituida la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha. La España de las Autonomías había traído consigo la modificación de las estructuras políticas de nuestro país. El deporte, lógicamente, no podía quedar al margen de la nueva configuración geográfica del país, y se tuvo que crear la nueva Federación de Fútbol que aglutinara a los equipos que antes militaban en la Federación Castellana, las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo, y a los que estaban en la murciana o incluso en la valenciana pertenecientes a la provincia de Albacete.

Nieves Mercadillo, que a la sazón era el Delegado Comarcal en Cuenca de la Federación Castellana, fue el encargado de crear de la nada una Federación por la que muy pocos apostaban en un principio, acostumbrados la mayoría, como se estaba, a jugar con los equipos de Madrid, que, a priori, eran más atractivos que los equipos de la Región.

Mercadillo aguantó en la presidencia en las elecciones de 1988, las únicas en las que ha habido votación efectiva, y desde entonces no ha habido elecciones en la Federación. Es decir, se han convocado, pero nunca se ha votado porque no ha habido candidato alternativo a la presidencia. Mercadillo se mantuvo de presidente hasta 1997. No pudo presentarse a la reelección en aquel año por el famoso “decreto anti Porta” que limitaba a tres los mandatos de presidentes de cualquier federación deportiva. Fue el momento que aprovechó Antonio Escribano para presentarse, de nuevo, a las elecciones y esta vez sí conseguir la presidencia sin candidato alternativo que le hiciera frente.

Escribano, desde que fue elegido el 19 de abril de 1997 no ha tenido que enfrentarse a ninguna elección, a ningún otro candidato. Es hora ya, después de más de 18 años al frente de la Federación, que otras personas dirijan los designios de nuestro fútbol.

Anquilosada y cerrada en banda

Muchas son las causas que podría esgrimir para que ese cambio sea efectivo. Desde hace poco más de un mes di oficialmente el paso para liderar un cambio que se me antoja necesario. Después de ese poco más de un mes, haber recorrido las cinco provincias de la Región, visitado decenas de campos de fútbol, hablado con personas de todos los estamentos que componen el fútbol, clubes, jugadores, entrenadores y árbitros, estoy plenamente convencido de que el cambio se va a producir en las próximas elecciones a la Asamblea General y a la presidencia de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha en 2016.

Hoy por hoy tenemos una Federación anquilosada, sin ideas, que le ha dado la espalda a los clubes por el mero hecho de que los que llevan años dirigiendo la Federación sólo miran sus intereses particulares, nunca los intereses generales de los clubes y que además, desconoce su propia Historia.

A lo largo de los miles de kilómetros que ya he realizado y de las numerosas reuniones mantenidas, la última el pasado sábado día 5 en Hellín, después de estar en Lorquí apoyando a la Selección de Castilla-La Mancha ante Cataluña, puedo decir que los problemas son recurrentes. Por cierto, una concentración en Lorquí en donde han estado ausentes los más altos dirigentes de la Federación Regional. El principal es que esta Federación es opaca, nada transparente en la gestión económica, asfixia a los clubes, es poco afable en el trato con sus afiliados, no les da soluciones cuando de problemas reales se trata y se cierra totalmente en banda ante cualquier propuesta que no salga directamente de los despachos de Duque de Ahumada.

Comunicación deficiente y lamentable de la Copa de las Regiones

Sin embargo en este día, 7 de diciembre de 2015, en que se cumplen 30 años de Federación Regional, quería incidir en el lamentable espectáculo que la Federación ha dado a los aficionados castellano-manchegos en la cobertura realizada por el estamento federativo de la participación de la Selección Absoluta en Lorquí en la Copa de las Regiones de la UEFA.

Comparada con la cobertura realizada por las Federaciones Murciana y Catalana, la de Castilla-La Mancha ha sido verdaderamente sonrojante. El apagón informativo de la Federación es el fiel reflejo del anquilosamiento de sus dirigentes que no han sabido adaptarse a las exigencias que en materia de comunicación e información requiere una Federación del Siglo XXI. La máxima Selección de la Federación no ha merecido ni un mísero tuit oficial por parte de la Federación durante los tres días de concentración en Lorquí, dejando huérfanos de información oficial a los miles de seguidores del fútbol en Castilla-La Mancha, los cuales han estado informados gracias cuentas en redes sociales de personas ajenas a la Federación, a nuestro propia cuenta de twitter oficial, o a las de las Federaciones Murciana y Catalana. Un espectáculo lamentable.

La Federación desconoce su propia Historia

Mientras la página web de la FFCM no ha sido capaz de recoger el excepcional triunfo ante Cataluña por 2-0 y se ha limitado a recoger en una nota que la Selección se había clasificado “por primera vez” para las semifinales de la Fase Nacional de la Copa de las Regiones UEFA, denotando así un vergonzante desconocimiento de la propia Historia de la Federación. Porque la Selección Regional, de la mano de Esteban Castellanos, ya se clasificó para semifinales en la edición de 2000, cuando venció en el partido decisivo, precisamente a Cataluña, 4-2 en Valencia y luego, ya en las semifinales disputadas en Zaragoza, perdía por 3-0 ante Madrid que luego sería el campeón nacional.

Aquello sí que fue histórico dado que aquella Selección de Esteban Castellanos fue la primera que se creaba de forma oficial en la Federación y tomaba parte en la II edición de la Copa de las Regiones.

Esta candidatura tratará al fútbol regional como se merece, en especial al fútbol modesto, y creará un Departamento de Comunicación y Marketing con las exigencias y medios que requiere la comunicación del siglo XXI, presente con inmediatez en las redes sociales y que sirva para promocionar no solo a los altos jefes de la Federación en sus actos sociales, sino sobre todo los logros deportivos de los clubes, futbolistas, árbitros, entrenadores y selecciones de nuestro ámbito territorial… respetando y valorando la gran Historia de nuestro fútbol.

*Artículo de Juan Pablo Trujillo, candidato a Presidente de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha.

Share Button