Otros derbis, mismas emociones

Fletcher, jugador del Sunderland (Foto sportmole.co.uk)

El partido que el pasado sábado disputaron FC Barcelona y Real Madrid fue el motivo principal para que las palabras derbi* y clásico sonaran con fuerza durante los últimos días. Pero no fueron el único motivo. Este fin de semana fue pródigo en derbis en toda Europa, por eso, hoy os acercamos tres de ellos.

El primer gran derbi del que quiero hablar nos lleva hasta Inglaterra. En la cuna del fútbol tiene lugar uno de los derbis más calientes de la Vieja Europa, el que mide a Sunderland y Newcastle United. Y es que en el norte de Inglaterra, cerca de Escocia, el derbi Tyne-Wear se ha consolidado como uno de los más pasionales del Reino Unido. Se trata de un derbi forjado en el siglo XVII cuando en plena Guerra Civil inglesa Newcastle decidió apoyar al rey Carlos I mientras que Sunderland se volcó con el Parlamento. Fue el primer desencuentro de dos ciudades tan solo separadas por una decena de kilómetros. Con la llegada del fútbol, ambas ciudades tuvieron en el deporte rey un buen lugar para disputarse la hegemonía de la zona.

Desde 1888 se han disputado 144 derbis, con 53 victorias del Newcastle y 46 para el Sunderland, dejando momentos memorables como el choque de promoción de ascenso a la First División de 1990, un derbi considerado como el más grande de la historia (saldado con la victoria del Sunderland, aunque finalmente no pudieron dar el salto de categoría al perder la final ante el Swindon). O, mucho antes, el del Viernes Santo de 1901, cuando hubo numerosos altercados y heridos en St. James’ Park ya que 120.000 espectadores se congregaron en un recinto de 30.000 personas. O el de la pasada temporada en St. James’ Park, solventado con un 0-3 para el Sunderland y con graves enfrentamientos tras el duelo que acabaron con cuatro heridos y veintinueve personas arrestadas.

Este domingo se disputó un nuevo derbi Tyne-Wear en el Stadium of Light (Estadio de la Luz) de Sunderland. Los locales lo afrontaban con muchas urgencias, no en vano, acudían a la cita como colistas de la Premier League con tan solo un punto. Por su parte, las urracas necesitaban los puntos para mantenerse cerca de los puestos de acceso a Europa. El derbi, tan pasional y caliente como de costumbre, se saldó con la victoria del Sunderland por 2-1. Fletcher, a los cinco minutos, adelantó a los locales, pero Debuchy consiguió empatar al filo de la hora de juego. Sin embargo, los de Gustavo Poyet se llevaron la victoria gracias a un tanto de Borini cuando faltaban cinco minutos para el final del encuentro.

Derbi del Ruhr

También Alemania ha vivido este fin de semana uno de sus encuentros más atractivos, el derbi de la Cuenca del Ruhr entre el Schalke 04 y el Borussia Dortmund, los dos equipos más representativos de una región en la que también se encuentran el Duisburg, el Bochum y el Rot-Weiss Essen.

Schalke04 - Borussia Dortmund (Foto uefa.com)Foto: www.uefa.com

En la década de los años 30 este derbi comenzó a escribir sus primeras páginas, principalmente con las victorias de los mineros del Schalke 04. Sin embargo, tras la II Guerra Mundial y cuando ambos competían en la división de Westfalia (la Bundesliga alemana no apareció hasta varios años después), el Borussia Dortmund consiguió varias victorias de mérito. El club nació de la mano de los trabajadores de una parroquia católica, principalmente inmigrantes polacos, y lució el nombre de Borussia, una famosa cervecería de la localidad de Dortmund, ya que era el principal enemigo de los azulones del Schalke. Este derbi vivió su época dorada durante los 90, cuando el Dortmund consiguió ganar su primera Liga de Campeones, mientras que el Schalke hacía lo propio conquistando la extinta Copa de la UEFA. Desde entonces los derbis han vivido grandes momentos, como la Liga que perdió el Schalke tras caer ante el Dortmund en el año 2007. O la Supercopa alemana de 2011, solventada con la victoria minera en la tanda de penaltis.

El choque del pasado sábado no estuvo exento de un espectacular colorido en las gradas. Aunque futbolísticamente sólo hubo un equipo sobre el césped del Veltins Arena. El Borussia Dortmund dominó desde el principio y se impuso por 1-3. Aubameyang anotó la primera diana y Nuri Sahin puso tierra de por medio, pero los mineros fueron capaces de meterse en el partido gracias a un gol de Meyer. Pero poca emoción hubo, ya que diez minutos después y cuando todavía faltaba un cuarto de hora para el final del envite, Blaszczykowski sellaba el triunfo de los amarillos.

Wiener derby

El derbi de Viena entre el Austria y el Rapid ha sido otro de los grandes enfrentamientos que hemos tenido en el Viejo Continente durante el pasado fin de semana. Un encuentro probablemente muy desconocido en Europa, pero que excede de lo deportivo desde sus inicios. Para entender la rivalidad entre el Austria y el Rapid hay que remontarse en el tiempo hasta sus primeros enfrentamientos, a primeros del siglo XX. El Rapid de Viena había sido fundado por los trabajadores del ferrocarril en el año 1899 y gozaba con las simpatías de toda la clase obrera de la ciudad, algo que no gustaba a la burguesía de la ciudad, que en 1911 creó el Austria de Viena. Trabajadores contra burgueses, la eterna lucha de clases se iba a dirimir desde entonces en los campos de fútbol.

Hinchas del Rapid (Foto eldomingoalascinco.wordpress.com)Foto: www.eldomingoalascinco.wordpress.com

Este partido, que según algunas estadísticas es el más disputado de Europa tras el Old Firm de Escocia (el choque entre Celtic y Rangers), ha vivido momentos muy pasionales a lo largo de la historia. E incluso en épocas recientes se han vivido episodios de alta tensión, como el de 2007, cuando ambas aficiones se enfrentaron y provocaron que varios policías fueran heridos. O el de 2011, que tuvo que ser suspendido después de que numerosos aficionados del Rapid invadieran el terreno de juego.

En el envite que disputaron este domingo se vivieron emociones fuertes a pesar de que ambos contendientes están realizando una irregular campaña y están muy lejos de optar al título (el Austria afrontaba el duelo a quince puntos del líder Red Bull Salzburg, mientras que el Rapid, tercero, se encontraba a trece puntos). La igualdad y la brusquedad fue la tónica durante todo el partido y el 0-0 parecía inamovible hasta que Boyd, a los 89 minutos, puso el 0-1 a favor del Rapid. El equipo de los trabajadores ganaba al equipo de los burgueses, una pequeña alegría para sus aficionados.

* Nota: Aunque históricamente se ha llamado derbi a los choques entre equipos de la misma ciudad o región, en la actualidad la Real Academia de la Lengua Española define derbi como “encuentro, generalmente futbolístico, entre dos equipos cuyos seguidores mantienen permanente rivalidad”. Es por ello que hablo del duelo Barcelona-Real Madrid como derbi.

Share Button