El piloto Pedro de la Rosa recupera sensaciones en el Circuito de Albacete

Pedro de la Rosa en el Circuito de Albacete (Foto: Circuito)

El carismático piloto Pedro de la Rosa, tras su paso por Ferrari, Arrows, Mc Laren o Sauber, confía en volver a la Fórmula 1, pero mientras esa oportunidad llega, qué mejor que rodar con un F-3 y desempolvar recuerdos de triunfo sobre el trazado manchego.

Finalizada su relación con Ferrari, este 2015 es el primero en un puñado de años en el que Pedro Martínez de la Rosa no cuenta con un volante en la máxima categoría del automovilismo, una “circunstancia extraña, según el propio piloto, que me gustaría que durara poco”.

Mientras llega una nueva oportunidad o se abren nuevos caminos en la competición, De la Rosa se presentó este lunes en el Circuito de Albacete con su socio en el proyecto Drivex, el abulense Miguel Ángel de Castro. Drivex es desde una academia para pilotos, o una empresa de evento hasta un equipo de competición con participación en los campeonatos European F3 Open y campeonato de España de GT y Open GT. Con unos y otros, De Castro y De la Rosa trajeron varias unidades al trazado manchego para preparar las diferentes competiciones.

Para Pedro de La Rosa la vuelta al Circuito de Albacete fue un reencuentro con muchos recuerdos. Nos confesaba que “he tardado un par de vueltas en recordar cómo era rodar aquí, dónde se hacían las frenadas y donde se podía aprovechar mejor un piano. Ha sido muy curioso”. El propio piloto recuerda haber ganado una competición de Fórmula Ford en el día de la inauguración del trazado (15 julio 1990) aunque con la reforma considera que “no se ha perdido nada de las características que siempre ha tenido este circuito”. Además de felicitar a los responsables por las mejoras introducidas, el barcelonés hizo al director del Circuito, Andrés Sánchez Marín, algunas aportaciones muy valiosas para mejorar algún punto concreto de paso, como la curva 14, la que da acceso a la recta de meta.

Siempre caballeroso, siempre amable y siempre explicando lo complicado del motor como si fuera fácil. Así es Pedro Martínez De la Rosa, quien comenta con esa misma elegancia que “todos los días me preguntan por Fernando Alonso. Yo lo entiendo porque Fernando ha creado su propia afición y la gente es devota de Fernando, pero ahora que estoy fuera me gustaría que me preguntaran más por mí”.

Share Button