Pepe, ¿hay solución?

¿Cuánto dura el crédito de un entrenador en entredicho? ¿Cuánto tiempo está dispuesto a aguantar el Consejo de Administración del Albacete Balompié para que cambie la situación? ¿Llegará Pepe Murcia a sentarse en el banquillo frente al Real Murcia el próximo sábado?

O para rizar más el rizo, ¿cuándo se darán cuenta de que Pepe Murcia no encuentra soluciones a la mala racha del equipo? Cierto es que el técnico cordobés no juega, sino que lo hacen los futbolistas. Pero no es menos cierto que la cuerda siempre se rompe por el lado más flojo. Y la cuerda que une a Pepe Murcia con el banquillo albaceteño ya está más que floja.

Pasan las jornadas y el equipo sigue muy lejos del juego que se le presupone a los jugadores que componen la plantilla. Semana tras semana, los manchegos siguen cediendo puntos y, tras nueve jornadas, solamente han sumado nueve puntos en la tabla (tres de los últimos dieciocho disputados). Son el equipo más goleado de la categoría (solamente igualado por el colista) y, además, Pepe Murcia ha utilizado a veinte jugadores en sus onces iniciales. Un desbarajuste difícil de solucionar.

La papeleta la tiene el entrenador. Pepe Murcia está al mando de un barco que navega a la deriva, en un mar en el que no se vislumbra ni una mínima mota de tierra firme. O para ser más directos, el Albacete Balompié juega rematadamente mal y Pepe Murcia no encuentra soluciones.

Y cuando un equipo está así, y retomando las palabras anteriores, la cuerda se rompe por el lado más flojo: la destitución del entrenador. Equipos como el Elche o el Castellón ya han buscado un cambio en sus banquillos. El Real Murcia parece que está a punto de hacerlo. Pero en el Albacete todo sigue igual.

No voy a ser yo el que pida la destitución de Pepe Murcia (bueno sí), pero los números están ahí y son casi todos negativos. Y más negativa aún es la dinámica del equipo, que no sabe a lo que juega, sigue sin rumbo y no da la sensación de mejoría. Quizás va siendo hora de buscar soluciones, porque cuanto más tiempo pase habrá menos margen de error. Y el descenso está al acecho.
Share Button