Canalladas: FK Qarabag, el equipo sin ciudad

FK Qarabag (Foto: http://qarabagh.com/ )

A pesar de sonar muy friki, en Azerbaiyán se juega a fútbol. Eso, hoy en día, no es para nada noticioso. Lo verdaderamente llamativo es que allí juega un equipo con una interesante historia detrás, no en vano es un club sin ciudad… o de una ciudad fantasma.

Imagino que la inmensa mayoría de quienes leáis este artículo no habréis escuchado hablar del FK Qarabag. Y de cuantos lo hayáis escuchado alguna vez, creo que mucho lo asociaréis con el pésimo arbitraje que recibió en la última jornada de la actual Europa League, cuando un autogol del Inter de Milán en el minuto 94 fue anulado por fuera de juego: un gol que hubiera metido al FK Qarabag en los dieciseisavos de final de la presente edición de la Europa League, pero que sin embargo acabó por meter al Dnipro Dnipropetrovsk. Una acción que pasará a la historia de los grandes errores arbitrales.

Bien, este equipo fundado en 1951 pertenece a la ciudad de Agdam, ubicada en la región del Naborno-Karabaj, una zona de Azerbaiyán poblada mayoritariamente por armenios. Durante los primeros años del siglo XX azeríes y armenios provocaron duros enfrentamientos en la zona, incluyendo una matanza de civiles armenios en 1905. Todo pareció calmarse durante la segunda mitad del siglo XX, aunque con la disolución de la Unión Soviética se reabrieron las viejas heridas. Viendo que ambas zonas serían países independientes con el desmembramiento de la URSS, la población armenia decidió integrarse en Armenia, mientras que los azeríes no estaban dispuestos a abandonar Azerbaiyán. Y entonces llegó la guerra. Una guerra territorial pero a la vez religiosa entre cristianos y musulmanes. En 1993 Armenia lanzó una terrible ofensiva y fue capaz de conquistar Agdam, cuya población era fundamentalmente azerí. La población civil huyó a Azerbaiyán y los armenios instalaron una base militar en esta ciudad. Tras la guerra no pudieron regresar a sus casas. Mientras que la zona de los alrededores, el Karabaj es una República Independiente no reconocida por nadie, se encuentra en suelo azerí pero es un estado armenio no reconocido. Un caos.

Tras la guerra, y lejos de lo que pudiera esperarse, los armenios acabaron por masacrar la ciudad, una ciudad a la que no pueden regresar sus viejos pobladores. Ni el FK Qarabag. Hoy Agdam es una ciudad fantasma. Una ciudad reducida a escombros. Pero una ciudad que tiene un equipo que está siendo todo un ejemplo de trabajo bien hecho. El club fundado en 1951 había sido un equipo vulgar en años de la Unión Soviética, sin grandes gestas ni hazañas penaba por las categorías más modestas del fútbol soviético. Sin embargo, con la disolución de la URSS tuvo la posibilidad de participar en la Primera División de Azerbaiyán y ya ha conquistado varias Ligas y Copas. Y a nivel internacional también está brillando. En 1999 fue el primer equipo azerí en ganar una eliminatoria internacional (en la Copa Intertoto ante el Maccabi Haifa de Israel) y ahora ha disputado la fase de grupos de la Europa League y solo una discutida decisión arbitral le ha privado de alcanzar los dieciseisavos de final (y quién sabe si no alguna ronda más alta).

El FK Qarabag, que aparece en los registros de la UEFA como equipo de Agdam a pesar de que no juega en esta ciudad desde 1993, pasa por ser uno de los clubes más queridos de Azerbaiyán. La trágica historia de su ciudad unida a la figura de su entrenador en aquel momento, Allahverdi Bagirov, quien es considerado héroe nacional porque fue parte de las milicias de autodefensa azerí durante la guerra y falleció cuando regresaba del frente en Agdam y su vehículo pisó una mina, hacen que el equipo sea considerado un club mártir y tenga el respeto y admiración de todo el país.

Además, aunque el equipo jugó en Bakú durante varios años, desde 2009 se ha desplazado hasta la ciudad de Quzanli, la más cercana a Agdam, para disputar sus partidos como local (con la excepción de los más trascendentes que los disputa en Bakú). Asimismo, el FK Qarabag ha impulsado varios proyectos humanitarios y escuelas de fútbol en esta zona con el fin de mantener vivo el espíritu de Agdam. Una ciudad reducida a escombros que el FK Qarabag mantiene viva.

Share Button