Canalladas: RasenBallsport Leipzig, el equipo al que odian en Alemania

Pancarta contra el RasenBallsport Leipzig (Foto: futbolsapiens.com)

Tras un año de mucho trabajo y lucha los diferentes clubes de fútbol de toda Europa van obteniendo sus premios y/o castigos en forma de títulos de Liga, campeonatos coperos, descensos y ascensos. En este último grupo encontramos al RasenBallsport Leipzig, el equipo al que toda Alemania odia.

Este conjunto alemán se encuentra inmerso en la lucha por dar el salto a la Bundesliga, de hecho a falta de dos jornadas para el final depende de sí mismo para conseguirlo. Y en el peor de los casos tiene asegurada su presencia en la promoción, con lo que hay muchas opciones de que el equipo de Leipzig pueda dar el salto a la máxima categoría en los próximos días. Un ascenso que no caerá bien en el resto del país ya que este equipo no cuenta con el beneplácito del resto de aficiones; tal es la animadversión de los rivales que sus encuentros a domicilio son poco menos que un infierno.

El principal motivo por el que el RB Leipzig es odiado radica en sus orígenes. Este club surgió en 2009 debido al interés de la marca de bebida energética Red Bull de tener un equipo en alguna Liga de nivel. La conocida empresa dispone de varios conjuntos a lo largo del mundo con los que está desarrollando una labor publicitaria importante. El equipo más antiguo es el Red Bull Salzburg, conjunto que milita en la Primera División austriaca y que ha logrado varios títulos, aunque jugar la Champions League ha sido su gran debe. Otro equipo es el Red Bull Brasil, que se encuentra en la Serie A-1 de la Liga Paulista y que tiene como principal objetivo el formar jugadores. En Estados Unidos encontramos al más famoso, los New York Red Bulls donde, entre otros, han jugado futbolistas de la talla de Wright-Phillips o Thierry Henry. Finalmente, el cuarto equipo fue el Red Bull Ghana, equipo de carácter formativo que ya no existe debido a su fusión con otras academias de la zona.

Equipos formativos y conjuntos que pelean en competiciones menores, eso es lo que tenía Red Bull hasta que llegó a Leipzig. Allí buscan su gran objetivo: jugar en la máxima categoría en una gran Liga. Lo primero que tuvo que hacer la marca de bebida energética fue adaptar su nombre ya que como Red Bull no podía participar en la Bundesliga, de ahí que el equipo se denomine RasenBallsport, que abreviado es RB, que coincide con las iniciales de Red Bull. Es la fórmula que encontraron los propietarios del equipo para publicitar su bebida. La aparición de este equipo ya generó animadversión y todo se concretó cuando compraron la plaza del SSV Markranstädt en la NOFV-Oberliga Süd y cambiaron los colores del club por los de la marca Red Bull, blanco, rojo y azul e hicieron un escudo nuevo. Un escudo con el logo de los toros trabados por los cuernos en el escudo del equipo, es decir, como el de la bebida energética.

Escudo RasenBallsport Leipzig

En aquella temporada inicial del RB Leipzig, 2008-09, ya sufrieron las iras de los aficionados rivales. Sus encuentros comenzaron a ser verdaderos calvarios ya que la inmensa mayoría de aficiones rechazan a este equipo por ser “artificial” y al que acusan de representar el “fútbol moderno que está acabando con el fútbol de toda la vida”. Desde entonces cada partido a domicilio se ha convertido en una reivindicación de la hinchada rival contra el fútbol moderno. E incluso fuera de Alemania ya se han producido manfiestaciones contra este equipo, siendo la protagonizada por la afición del Ajax de Amsterdam la más llamativa.

En lo deportivo, el RB Leipzig ha ido superando obstáculos y ya está en puertas de aterrizar en la Bundesliga, que era el objetivo inicial allá por el año 2008. Aunque la empresa no ha sido fácil ni será sencilla. Por ejemplo, hace un par de semanas disputaron un choque liguero ante el Kaiserlautern a domicilio. El que fuera ganador de la Bundesliga en 1998 ha vivido una pésima temporada, lejos de la zona alta y en la recta final no tenía ninguna motivación especial, sin embargo, sus hinchas llenaron el estadio, prepararon un ambiente terrorífico y celebraron el empate (1-1) logrado en la recta final como si de un título se tratase. Lo llamativo es que no es un caso aislado. Así son los partidos del RasenBallsport Leipzig cada vez que juega a domicilio. Así es la historia del equipo al que toda Alemania odia.

Share Button