El albaceteño Raúl Martínez recupera sensaciones tras la prueba de Montmeló

El piloto albaceteño Raúl Martínez compitió este pasado fin de semana en Barcelona en la segunda prueba del Europeo de Superbikes, prueba en la que acabó undécimo de la clasificación general y sexto de los privados.

El Circuito de Barcelona-Catalunya vivió de viernes a domingo la tercera prueba puntuable del FIM CEV Repsol 2015, aunque para la categoría de Superbike la cita era la segunda pues en Le Mans solo corrieron las Moto3. En Montmeló, una semana después del Mundial, se disputaron hasta cinco carreras en las que tomaron parte más de 150 pilotos de un sinfín de nacionalidades.

En esa torre de Babel de este gran campeonato, un albaceteño, Raúl Martínez (Alba Racing), volvió a saltar al asfalto para demostrar que tiene un hueco en la categoría de Superbikes, ahora Campeonato de Europa. Martínez, que no comenzó con buen pie en Portugal, que tuvo que cambiar el motor de su Kawasaki hace un par de semanas y que aún arrastraba algunas molestias de la operación que sufrió en 2014 en ambos brazos, necesitaba reencontrarse con la competición y hacerlo, además, bien.

Ambos objetivos se cumplieron ya que el yesteño fue claramente de menos a más y si bien en los entrenamientos del sábado sólo pudo alcanzar la decimoquinta posición, en la meta del domingo acabó siendo undécimo de la general y sexto de los privados.

Más allá de los resultados, que son satisfactorios, Raúl Martínez se siente contento porque esas molestias han ido desapareciendo sobre la moto: “El año pasado en esta misma carrera acabé muy mal y con muchos dolores. Ahora tras la operación y la dura preparación física que hemos llevado los problemas han ido desapareciendo y me siento muy confiado de cara a lo que nos viene por delante”. Por otro lado estaba la moto. El motor de la Kawasaki se rompió y fue necesario adquirir otro: “Lo montamos hace dos semanas, lo probé el fin de semana pasado en el Circuito y prácticamente llegamos a Barcelona con las etiquetas puestas, pero se ha comportado bien y al final de carrera estuve rodando muy cerca de los tiempos de los privados que me precedían”.

Salvado el bache que supuso la decepción de la primera cita de Portugal y la inesperado rotura de motor, que ha supuesto un ‘palo’ para el presupuesto, Raúl Martínez mira al más inmediato futuro con algo más de optimismo: primero por los resultados obtenidos y después “porque ha habido mucha gente que ha estado de nuestro lado, empezando por el equipo que ha trabajado para poner a punto la moto en tiempo record, o desde el mismo Circuito de Albacete que nos ha dado todo tipo de facilidades para trabajar”. Sobre esta categoría, denominada ahora Campeonato de Europa de Superbikes y que domina Carmelo Morales entre los fuertes, el piloto del Club Motor Circuito considera que, aunque hay menos participación, que exista una única marca de neumáticos “es algo bueno porque eso nos iguala a todos. Al principio, puede que los equipos punteros lo aprovechen en las primeras vueltas, pero cuando queda poco todos las ruedas se degradan y nos igualamos”.

La del Albaracing no fue la única presencia albaceteña en Montmeló. En la Copa Kawasaki Z, el equipo Racing for Albacete también participó con su titular Francisco Valera, aunque el resultado final fue decepcionante ya que se vio obligado a abandonar en la vuelta 15 de la carrera.

Próxima cita, Aragón

Tras volver el lunes de madrugada a Albacete, a Raúl Martínez ya le falta tiempo para preparar la próxima carrera. No tendrá que esperar mucho ya que en menos de dos semanas el Albaracing marchará a Alcañiz para disputar una nueva prueba de este FIM CEV Repsol. Precisamente es el de Motorland el trazado favorito de Raúl que dice sentirse con fuerzas para seguir mejorando y llegar a Albacete (4/5/6 de septiembre) en la siguiente cita pleno de moral pues “se juega en casa y en casa no hay que fallar”.

Share Button