El Juez Único desestima la impugnación del CD Madridejos vs CP Villarrobledo

Escudo del CP Villarrobledo

El Juez Único de Competición ha desestimado la impugnación realizada por el CD Madridejos sobre la supuesta alineación indebida del delantero del CP Villarrobledo Calle, en el encuentro que enfrentó a ambos conjuntos en la primera jornada del Grupo XVIII de Tercera División y que acabó con el triunfo del cuadro albaceteño por 1-3. En su escrito, el Juez Único desestima la petición del CD Madridejos, por lo que los tres puntos se quedan en el casillero del CP Villarrobledo.

La resolución del Juez Único de Competición del Grupo XVIII de Tercera División es la siguiente:

Visto el escrito de alegaciones que presenta el CP VILLARROBLEDO dentro del plazo que le fue concedido, en relación con el expediente iniciado a raíz de la denuncia presentada por el CD MADRIDEJOS sobre la supuesta alineación indebida del futbolista adscrito al primero de los clubes citados, D. ANTONIO SÁNCHEZ DE LA CALLE, procede resolver el citado expediente, resolución que ha de ser necesariamente en sentido DESESTIMATORIO en base a las siguientes consideraciones:

1ª) Ha quedado acreditado que el mentado futbolista, Sr. SÁNCHEZ DE LA CALLE, fue sancionado en el último partido disputado por su anterior club, YUGO UD SOCUÉLLAMOS, cuando éste disputaba la fase de ascenso desde 2ª B a 2ª División. Dicha sanción lo fue con DOS PARTIDOS DE SUSPENSIÓN.

2ª) Igualmente ha quedado acreditada la participación activa del mentado futbolista en el partido que nos ocupa, primero que el mismo disputaba desde la imposición de la sanción anteriormente citada, partido de una competición y división distinta, al encontrarnos ante la 3ª División.

3ª) Sentado lo anterior, lo primero que ha de ponerse de manifiesto, a la vista de la reclamación presentada por el CD MADRIDEJOS, al transcribir literalmente un concreto contenido del artículo 56, en su apartado 5 del Código Disciplinario de la RFEF, es que tal nueva redacción, aún encontrándose publicada en la página WEB de la RFEF como ha podido constatar este Juez Único, precisamente a resultas de la lectura del citado recurso por cuanto que ninguna información anterior se tenía de tal nueva redacción, como a continuación se dirá, es que la misma no consta se encuentre vigente no ya a la fecha de celebración del partido que nos ocupa, sino incluso al día de la fecha.

En efecto. Ante la disparidad de redacciones entre la que se conocía vigente, y por ende, de indudable aplicación por este órgano disciplinario y la contenida en la reclamación, coincidente con la existente en la actualidad en la página WEB de la RFEF, este Juez Único ha podido constatar por medio de las instancias federativas competentes que se trata de una modificación del citado apartado 5 del artículo 56 Código Disciplinario RFEF aprobada por la Comisión Delegada de la Asamblea General de la RFEF en su sesión de fecha 23 de mayo de 2.016, y remitida para su aprobación, a los fines que prevé el artículo 10.2.b) de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, por el Consejo Superior de Deportes, sin que conste su aprobación por este último organismo, mucho menos notificación alguna por el ente federativo de su entrada en vigor, lo que impide atender dicha redacción, y resolver la cuestión sometida a la consideración de este Juez Único bajo el prisma de la normativa vigente a la fecha de ocurrencia de los hechos analizados, y de la que se deriva que no existe alineación indebida alguna al haberse impuesto la sanción al Sr. SÁNCHEZ DE LA CALLE cuando el mismo militaba en la 2ª B, categoría y división distinta a la 3ª División, en la que fue alineado por su actual club, el reclamado CP VILLARROBLEDO. Así se desprende del contenido del apartado 2 del artículo 7 Código Disciplinario RFEF, conforme al cual “No podrá imponerse sanción alguna por acciones u omisiones no tipificadas como infracción con anterioridad al momento de producirse; ni tampoco podrán imponerse sanciones que no estén establecidas por norma anterior a la perpetración de la falta.”, siendo que el apartado 1 del artículo 56 Código Disciplinario RFEF, determina que la sanción por infracción leve, como es la impuesta al Sr. SÁNCHEZ DE LA CALLE, habría de cumplirse “en los partidos de la misma competición en que dicha infracción fue cometida”.

4ª) Ha de traerse además a colación, el hecho resaltado por el CP VILLARROBLEDO en sus alegaciones, en el sentido de que por dicho club se formuló previamente a la alineación que nos ocupa de una consulta a este órgano disciplinario al objeto de conocer nuestro parecer sobre tal alineación, siendo que, la falta de comunicación de modificación alguna por parte de la RFEF tanto al ente federativo territorial como a este propio órgano disciplinario, llevó a que se informara por este Juez Único al citado CP VILLARROBLEDO, de que tal alineación sería correcta por las razones antes indicadas de imposición de la sanción en una concreta categoría y/o división y su cumplimiento en otra bien distinta, por lo que, incluso de no compartirse cuanto hasta aquí se ha dicho (lo que abundaría en la inseguridad jurídica de los clubes al desconocer, por falta de la notificación obligada vía circular por parte de la RFEF, de los cambios normativos que se hubieran producido, situación de inseguridad extensible incluso a quien ha de aplicar tales cambios normativos como es este propio Juez Único), tampoco podría afirmarse la existencia de alineación indebida por parte de quien en todo momento se ha guiado por una información que le habilitaba para tal alineación, siendo aquí de aplicación la teoría de la confianza legítima a la que ya se ha hecho referencia por este órgano disciplinario en otras ocasiones haciéndonos eco de cuanto nuestros órganos disciplinarios, e incluso judiciales, superiores ya han manifestado en relación con la aplicación del mentado principio de “Confianza Legítima” que eximiría de responsabilidad disciplinaria alguna a quien hubiera actuado siguiendo unas instrucciones incluso erróneas del órgano que luego ha de analizar y calificar las consecuencias del seguimiento estricto de sus propias instrucciones aún cuando éstas fueran, como se ha dicho, erróneas, que por otra parte, tal y como se ha argumentado, no lo son. Este principio de confianza legítima que enlaza con el de la seguridad jurídica recogido por el artículo 9.3 de la Constitución Española, y que es frecuentemente invocado por la doctrina y por las decisiones judiciales, nació – como nos recuerda la STS, Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 4, de 20 de diciembre 2007 Recurso de Casación núm. 49/2006- en la doctrina alemana, fue consagrado por la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, y recogido, como hemos dicho, por la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, traduciéndose en que impone a la Administración la obligación de no tomar medidas contrarias a las expectativas inducidas por la razonable estabilidad en sus decisiones, en cuya función los particulares han adoptado una determinada conducta, siendo también aplicable cuando la situación de confianza ha sido generada por la Administración, frente a las innovaciones legislativas que la sacrifican en aras de los intereses generales de la comunidad (SSTS de 4 de junio de 2001 y 15 de abril de 2002).

Incluso serían de aplicación las resoluciones del entonces denominado Comité Español de Disciplina Deportiva (por todas, las resoluciones 13/2001 y 131/2001) en las que se aplicó la teoría de la buena fe, concurrente en el club que había formulado una consulta previa, y sigue sus instrucciones, siendo que de un acto federativo (dar el visto bueno para que actúe un jugador), no puede generar otro de contenido contrario (la sanción) perjudicial para un tercero de buena fe.

5ª) Finalmente, incluso existiría un tercer argumento a favor de la desestimación de la reclamación que venimos analizando, cual sería la existencia de unas medidas de gracia aplicables por igual a todos cuanto han iniciado su participación en el Grupo XVIII de la 3ª División, tal y como se informó a todos los clubes integrantes del citado Grupo XVIII en el sentido de que tales medidas de gracia se aplicarían incluso a quien vinieran de otras Comunidades, por cuanto que lo determinante era su participación en igualdad de condiciones en un mismo grupo de ámbito territorial sin repercusiones por tanto allende de las fronteras de nuestra comunidad, por lo que, siendo que tales medidas de gracia dejaban sin efecto las sanciones de cuatro partidos salvo las que vinieran motivadas por acciones de agresión a los árbitros, lo que no ocurre con la sanción impuesta en su día al futbolista Sr. SÁNCHEZ DE LA CALLE, también por esta circunstancia debería entenderse habilitado el mentado futbolista para su participación activa en el partido que nos ocupa, lo que invalida cualquier calificación de tal alineación como indebida, tal y como se viene afirmando en la presente resolución.

6ª) Procede por tanto, previa la confirmación del resultado que imperaba en el marcador a la finalización del partido, que conforme al acta del mismo fue de UNO (1) – TRES (3), el acordar el archivo del expediente.

Share Button