Canalladas: Robert Dee, el mal llamado ‘peor tenista del mundo’

Robert Dee

Cuando uno entra en la página web del tenista Robert Dee lo primero y casi lo único que llama la atención es una columna que tiene el encabezado de “apologies & corrections” (disculpas y correciones). En ella se puede ver una lista de medios de comunicación y, tras pinchar en el nombre del medio que queramos, aparece la disculpa de ese medio para con el tenista británico.

La lista de medios es amplia y cuenta con algunos de los más prestigiosos como la BBC, la agencia Reuters, ESPN, Yahoo, The Boston Globe o el Washington Post, por citar unos cuantos. Y el motivo de sus cartas de disculpa no es otro que intentar lavar la imagen de Dee tras haberle considerado públicamente como “el peor tenista del mundo”. Eso sí, las disculpas llegaron después de que Dee y sus abogados demostraran a la Press Complaints Commission británica que el mote estaba generando un problema psicológico al tenista y que, además, era infundado ya que los datos sobre los que se basaba la aseveración de los medios no eran correctos al cien por cien.

La historia es bien simple. Dee, nacido en 1987 en Inglaterra, siempre tuvo claro que quería ser tenista y, como muchos compatriotas suyos, soñaba con ganar Wimbledon. Para lograr su objetivo, a los 16 años se marchó a Florida, en Estados Unidos, para ingresar en la academia de Nick Bollettieri, famosa por haber formado a grandes tenistas como Andre Agassi o Maria Sharapova. Tras dos años de duro trabajo, en 2005 consiguió una invitación para un torneo en México DF en el que fue su debut como tenista profesional, y el inicio de su peculiar historia. En ese torneo, el británico cayó eliminado en la primera ronda tras ser derrotado por el mexicano Jaime Arriaga por un contundente 6-1 y 6-0. Tras ese torneo llegaron otros en diferentes lugares del mundo. Estados Unidos, España, Sudán, Colombia, Noruega, Irán… y en todos ellos se iban sucediendo las derrotas, una tras otra hasta alcanzar la cifra de 54 partidos perdidos en torneos de la Federación Internacional de Tenis (ITF). Y lo que es peor, sin haber sido capaz de conseguir ni un solo set. Semejante mala racha, que se extendió desde 2005 hasta 2008, acabó en la localidad de Reus (Tarragona), donde consiguió doblegar al estadounidense Arzhhang Derkshani (6-4, 6-3).

La victoria ante Derkshani hizo que saltara a la fama ya que al poner fin a tan negativa racha los medios de comunicación comenzaron a reclamarle para realizarle entrevistas y contar su historia. Aunque no todo fue de color de rosa. La fama no fue positiva ya que vino acompañada con el apodo del “peor tenista del mundo” , porque sus 54 derrotas sin lograr ni un solo set eran un récord negativo dentro de la ITF. Sin embargo, había un pequeño dato que la prensa no contrastó del todo y es que Dee no era realmente el peor tenista del mundo, ya que había ganado más de veinte partidos en diferentes torneos organizados por la Real Federación Española de Tenis (RFET), unos torneos que en los que la ITF no tenía ninguna responsabilidad y que, por lo tanto, a nivel de estadísticas no contaban para la Federación Internacional.

Tras haber acudido a la Press Complains Commission, Dee, que en 2005 llegó a ser el 1466 del mundo (su mejor ranking ATP conocido), se ganó el derecho de que los medios que habían publicado erróneas informaciones sobre él y le habían catalogado como el peor tenista del mundo se disculparan públicamente. Y esas disculpas aparecen en su página web en donde se puede seguir el rastro de la peculiar historia del mal considerado peor tenista del mundo.

Share Button